Parece que ABC quiere distraer nuevamente a los ciudadanos, y en lugar de analizar las razones del fracaso de la campaña de objeción a la asignatura de Educación para la Ciudadanía -a la que sólo se han presentado 84 objeciones entre 200.000 alumnos que han comenzado a cursarla- arremeten de mala manera contra uno de los diputados que ellos consideran que ha impulsado dicha asignatura. Así, con el peor de los estilos intentan poner en marcha una campaña de descrédito contra Victorino Mayoral, diputado socialista, presidente de la Liga Española de la Educación y la Cultura y de la Fundación Cives.

Pretenden desprestigiar a Mayoral llevando a sus páginas informaciones inexactas, sesgadas y tendenciosas sobre actividades legítimas de una organización sin ánimo de lucro, que desde hace más de veinte años lleva realizando actividades de carácter socioeducativo, de atención a la juventud y a la familia, además de promover cursos de formación de profesores. Las funciones que realiza Victorino Mayoral en esta organización son perfectamente compatibles con su labor de diputado puesto que no comportan retribución ni remuneración alguna, como corresponde a cualquier actividad de esta naturaleza, sino que además se corresponde con un propósito legítimo en cualquier sociedad moderna y democrática, como es difundir ideas, libros y publicaciones, promover cursos y actividades de atención a la juventud y la familia. ¿Acaso los editores de ABC no venden ejemplares de su periódico y de sus publicaciones? ¿Qué pensarían si alguien les criticara tan desaforadamente como hacen ellos por tal actividad y por divulgar sus opiniones?