ADIVINA QUIÉN VIENE ESTA NOCHE

Ya está. Al fin. Un negro es presidente de los Estados Unidos y ese hecho, más que cualquier otro, autoriza a caracterizarlo sin hipérbole como histórico.

La versión extendida, y arropada por sondeos, a primeros de año según la cual el país estaba ya preparado para aceptar a una mujer o a un afro en la Casa Blanca pero más para lo primero que para lo segundo no se ha cumplido, porque las primarias demócratas decidieron lo contrario. La victoria de Obama es, antes que nada, su victoria sobre Hillary Clinton, candidata oficiosa y orgánica del partido. Es decir, un cambio extraordinario en el propio campo demócrata.

Leer más