CATALUÑA: UNA CUESTIÓN DE AFECTOS

No sé como hemos podido llegar a este estado de bronca con Cataluña. Digo ‘con’ porque hablo desde Madrid, donde vivo desde hace muchos años. Viajo con cierta frecuencia a Cataluña por razones familiares y profesionales, donde además tengo muchos amigos de largo recorrido. Sigo con asiduidad la prensa barcelonesa que, junto a la madrileña, constituye un porcentaje importante de mi ‘dieta mediática’. Y muchas veces me pregunto ¿Qué nos ha pasado? ¿Por qué de pronto parece que todos los puentes se han roto?

Leer más