Esa táctica, conocida en la ciencia política como la de «tú más», está impropiamente utilizada en este caso como me dispongo a aclarar.

Resulta que, hasta hace relativamente poco, el Sr. Correa era tan inocente como decía Rousseau que veníamos al mundo. De hecho, la Constitución Española todavía insiste en la inocencia de ese señor hasta que un tribunal decida que su original inocencia roussoniana ya ha caducado. Por ello, si alguien le ha comprado algo en el pasado no por ello ha cometido ningún delito, excepto que hayan concurrido algunas otras circunstancias.

Incluso el hecho de que le guste regalar trajes tampoco tiene por qué descalificarle. Los valencianos tienen por costumbre, cuando llegan las fallas, vestir a su Virgen con un gran manto hecho con flores, por lo que no debe extrañar nada que extiendan esa costumbre a vestir a su President, aun en el caso de que hubiera perdido su virginidad. Tampoco hubiera sido escandaloso que después de vestirle le hubieran pedido algo, ya que cuando se reza a la Virgen se le suelen pedir también cosas, bien espirituales, bien materiales.

El problema es que parece que es posible establecer, sea dicho de manera presunta, una relación directa entre los trajes, la petición de cosas y la concesión de dichas cosas, por lo que, si se confirmara, estaríamos ante un caso de corrupción clásica.

Sin embargo, en el caso de Rodríguez Zapatero no es conocido el caso de que sus trajes sean de la marca Gürtel, por lo que no es posible establecer ninguna relación de causa-efecto que permita sospechar un cohecho, ni propio, ni impropio derivado de su vestimenta.

Por otra parte, no hay fotos de don Francisco acudiendo a una boda, civil por supuesto, de la hija de algún líder socialista. Ni grabaciones de Rodríguez Zapatero declarándose «amiguito del alma» de ningún bigotudo amigo del señor Correa. Por no haber, ni siquiera hay en las cercanías de Rodríguez Zapatero nadie con tanto glamour como Ricardo Costa, sin menospreciar a José Blanco o a Rubalcaba.

Por todo ello, y a pesar de que habrá tanta gente que se crea que Rodríguez Zapatero está relacionado con la trama Gürtel, como los que se creían que ETA estaba relacionada con las bombas del 11-M, el hecho de formular esa «denuncia» significa que, o bien quieren manipular la opinión pública o, lo que sería peor, ya no saben distinguir lo que es y lo que no es corrupción.