Después de casi diez años de intentos fallidos, esta superproducción española ve la luz. En sí mismo es una buena noticia. Este filme de aventuras adapta con gran rigor las primeras novelas gráficas del héroe español de tebeo que creara Víctor Mora y Ambrós en los años cincuenta, el mítico Capitán Trueno.

Como información para los más jóvenes, a modo de resumen o presentación, les diremos que el Capitán Trueno (Sergio Peris Mencheta) es un caballero español en tiempos de la Tercera Cruzada que, junto a sus amigos Goliath (Manuel Martínez) y Crispín (Adrián Lamana) y su novia Sigrid (Natasha Yarovenko), se dedica a recorrer el mundo en busca de aventuras.

Toda adaptación literaria acompaña grandes riesgos, pero si se trata de un cómic tan popular como éste, aún más. Como su protagonista, el actor Sergio Peris, nos manifiesta «todos tenemos un Capitán Trueno en la cabeza», y eso lo hace aún más difícil para que coincidan las expectativas de cada uno con las que nos va a ofrecer la gran pantalla. En mi opinión, este peligro queda superado porque el relato en las formas, en su contenido, en su puesta en escena e incluso en los diálogos guarda una escrupulosa fidelidad con los que leíamos en nuestra juventud. En todo caso, podríamos decir que en algún momento algo exagerada. Situando a la película fuera de los actuales cánones del cine de aventuras, renunciando a la espontaneidad y a giros y expresiones más actualizadas.

La dirección es correcta con un guión nada extraordinario. Y que gracias a la interpretación de su protagonista que siente y vive el papel, junto con las acertadas localizaciones, la música que acompaña sus andanzas, la cuidada fotografía y el excelente vestuario se logra un resultado satisfactorio para los que fuimos fans del Capitán Trueno.