Una nueva adaptación de una novela de Almudena Grandes llega al cine. Si la memoria no me falla es la cuarta. Las anteriores fueron “Las edades de Lulú”, “Los aires difíciles” y “Atlas de geografía humana”, novelas de gran éxito de ventas a las que no acompañó la misma suerte en la gran pantalla, a pesar de ser buenas películas y auténticos retratos de la sociedad que nos ha tocado vivir.

“Castillos de Cartón” es un encargo del productor Gerardo Herrero a Salvador García Ruiz para dirigir la adaptación cinematográfica que Enrique Urbizu había escrito de esta novela. Nos narra la amistad de tres jóvenes estudiantes de Bellas Artes en la España de los primeros años ochenta. Años que viven intensamente sin ser conscientes de la trascendencia del momento. Lo único que desean es pintar y estar juntos. Sienten y disfrutan de su despertar al sexo, arte y a la libertad que le dan los cambios políticos y la efervescencia de la movida madrileña.

El director Salvador García Ruiz, responsable de otros filmes como “Mensaka” o “Las voces de la noche”, retrata los años de su juventud a través de esta particular relación en la que, en ciertos momentos, me evoca la película “Soñadores”, de Bernardo Bertolucci. Un trabajo realizado con destreza, con un tono intimista y algo nostálgico, que logra trasladar emotividad y complicidad en las situaciones por las que pasa el trío protagonista. Interpretada por jóvenes actores, desconocidos, que logran impregnar de absoluta credibilidad a sus papeles. Dando una clara muestra de la excelente cantera interpretativa de nuestro país.