El cine alemán está en alza, a “La vida de los otros”, “Sophie school” o “Corre, Lola, corre” se ha unido ahora está película, que ha merecido el premio a las mejores película y actriz en la edición de los Premios del Cine Alemán 2007.

Es la segunda obra de Chris Kraus, a la que ha dedicado más de ocho años. Tiene su fundamento en la biografía de una profesora de piano que estuvo enseñando en la carcel de Berlín durante sesenta años.

La trama se desarrolla sobre la relación que se establece entre esta anciana y severa pianista, Traude Kruger, y una joven reclusa, Jenny, agresiva pero dotada de un gran capacidad de interpretación musical, que recibe la propuesta de ser formada para presentarse a un concurso de jóvenes promesas. Opuestas, en apariencia, deben trabajar en equipo y aprender a conocerse y respetarse.

La deuda pendiente de Kruger con una mujer, gran amor de juventud, judia, asesinada por los nazis, mientras ella se salva por la intercesión del gran maestro, complaciente con ese régimen, Furtwängler, se entremezcla en la cinta con la relación incestuosa de Jenny que , a mi juicio, no se estructura bien por el director.

La música ideada por Annette Focks, intercala adaptaciones de Mozart y Beethoven.

En fin, una buena película.