¡Cuánta Beatriz nos acompaña en este descenso a los infiernos! De todas, se lleva la palma y el olivo la “Beatrice” Escudero. Después contó que dijo lo que le dijeron que dijera. Con tanta “j” le no quedaba más opción. Ahora, los que se lo dijeron se pasaron de la raya. Como poco al LSD. Fue un momento Lovecraft total. Lo de embriones de cefalópodo te lleva, necesariamente a una imagen abisal. Fue, sin lugar a dudas una frase espantosa, propia de una pesadilla de Darwin en la litera del Beagle. Después tenemos a las jóvenes ‘Beatrices’, en la edad del “pavo” político. Son la apuesta de futuro del PP y del PSOE. Estoy seguro que darán mucho juego cuando llegue la fase extraparlamentaria por la que todos trabajan con ahínco.

Y asistimos a una nueva edición de pesadilla en la cocina. Los ingredientes básicos de las tendencias electorales están claros: azúcar, canela y clavo. En las series del CIS y la Ser, la intención de voto al PSOE “para ya”, está claramente por encima del PP. La intención directa al PP en el ObSERvatorio de la Ser (13 de mayo de 2013) estaba en el 7,8%, la del PSOE por 11,7% e IU en un 11,1%. IU codo con codo con el PSOE (al menos en las encuestas). La UPyD de “esa soy yo” (versión moderna y güay del “Sueño de Morfeo” del “yo soy esa”, la que fue a primarias en el PSOE cuando Bono criaba pelo en la cabeza) chupando rebufo de la caída del PP, con un 9,7%. Nadie se lo cree ni se lo quiere creer. ¿PSOE y PP como partidos mayoritarios del grupo mixto? Va a ser que sí o que no. Pasar de un bipartidismo imperfecto a “parlar pentapartito” es una posibilidad. Pero, para ello, se precisa, paradójicamente, tanta abstención como en otras democracias consolidadas bipartidistas, del tipo EEUU. Y aunque “estamos trabajando en ello” aquí todos sabemos que es una cuestión de clima: tenemos voto racheado, con riesgo elevado de tormentas autonómicas y altas presiones en las élites políticas. Pero siempre queda el milagro de la primavera. Y el PP se comienza a mover color esperanza. Pons glosando el 15M. Rajoy convocando consultas de los agentes sociales. El Gobierno se está volviendo más amable, más humano. Nos esperan los cariños de los dos últimos años.

“Eppur si muove”. Lo que crece aquí, y cómo crece, es la abstención y el voto en blanco. Pero, ¿acudirá la abstención a la cita electoral no acudiendo? Oído cocina. Y, atención al dato, el “No sabe” y “No contesta” en intención de voto continúa cayendo. Quién sabe entiende. Ha quedado muy gay Gran Wyoming, pero por primera vez no va con segunda. Mucha, mucha cocina para poder presentar los platos que salen en portada (llamémosle estimación). Pero esto lo hace aún más apasionante. Es exactamente lo mismo que vivimos entre 1991 y 1996. Error. No es cierto. Es aún más intenso. Entonces la crisis era PSOE y dos emergentes fuertes (IU y PP refundados). Ahora la crisis es a tres bandas: PSOE y PP, frente a un emergente (UPyD) y un resucitado (IU).

Ojeando las matrices de transferencia y las estimaciones, aquí todos juegan conservador. Les va la pela en ello. Mantienen a una que el proceso es evolucionario y contendrá, llegado el caso, mucha memoria. La suficiente para recuperarse y hacer que vuelva la corriente alterna. Por eso andan todas las estimaciones con freno y marcha atrás. Pero, ¿qué pasa si liberamos el proceso? En ocasiones, como en Alemania en las generales de 1998, hay dosis elevadas de cambio de verdad. Allí se la pegó el modelo de Noelle-Neuman y triunfó el de transferencia pura. Son muchas las preguntas. ¿Cuánto hay de “stand by” y cuánto de “reseteo” entre los resilientes españoles? Nos espera diversión asegurada en los mejores cines demoscópicos. Además, todos con la misma proyección en pantalla.

Ya puestos en esto de tragar sapos y culebras cocinados, dicen que tendremos que ir pensando en comer bichos e insectos. Un periódico ilustrado, como garantiza su elevado número de fotografías, ya nos advierte que un tercio de la población mundial los come. La cosa es para tener la mosca detrás de la oreja, no sea que la solución al “Muscas aligere” de los desempleados sea el dejarnos “papando moscas”. A mí me da que no sé. Sabiendo lo que comen las moscas, estar en el otro extremo de la cadena alimenticia me parece demasiado “Fast food”. En fin, Timón y Pumba parecían contentos con la dieta. Y hoy por mí, mañana por ti. Muy “Hakuna Matata” en el contenedor. Pero Simba, como que renunció a su reino en este mundo. ¡Ah! Decisiones, decisiones.

Por último, un agradecimiento al PP. Mientras la extrema derecha campea y arrasa parte de la Unión Europea, en el PP, gracias a sus cuadros de amplio espectro y su buen hacer, la mantenemos encerrada en despachos ministeriales. No es probable que el sector ‘ultracatólicoliberalvivaEspaña’ se marche del PP. Son su única opción, como demuestran los hechos, para poder llegar al Gobierno. “Por cierto, ¿el poder judicial?” “Bien gracias. De cinco J”. “Pues dé saludos a sus señorías de ustedes”.