El club de la miseria es un magnífico libro, que analiza como adelanta su subtítulo “qué falla en los países más pobres del mundo”. Paul Collier, su autor, ha sido directivo del Banco Mundial, asesor del gobierno británico y actualmente dirige el Centro de Estudios de Economías Africanas en la universidad de Oxford. En su dilatada experiencia ha dirigido investigaciones pioneras sobre las causas y la prevención de las guerras civiles y sobre la democracia en los países pobres.

Como afirma Tim Harford, autor de El economista camuflado, “es un libro llamativo y provocador”. En él, vuelca su saber y compromiso para que las cosas no sigan como hasta ahora. Una quinta parte del mundo –mil millones de personas, cincuenta países- nada funciona. Asediados por la pobreza, las guerras civiles y los golpes de Estado, sin comercio ni esperanza, son verdaderos “Estados fallidos”. Peor aún, en ellos falla hasta lo positivo: las riquezas naturales, la ayuda extranjera o las elecciones democráticas pueden significar una trampa más.

Con valentía, matiza tanto, al libro de cabecera de la izquierda “El fin de la pobreza” de Jeffrey Sachs, como al de la derecha “La carga del hombre blanco” de William Easterly. Señalando que así como Sachs exagera las bondades de la ayuda, Easterly exagera sus desventajas y niega la posibilidad de otras medidas. Claramente apuesta por un cambio de mentalidad de los ciudadanos normales y corrientes, sintetizándolo en tres ideas fundamentales: La primera es que el problema que afrontamos actualmente en materia de desarrollo no es el mismo de hace cuarenta años. Ya no son países en vías de desarrollo sino países estancados económicamente; la segunda es que en el seno de estas sociedades se libra una intensa batalla entre los individuos valientes que intentan cambiar la situación y los poderosos grupos que se les oponen; y la tercera es que no tenemos que ser meros espectadores, nuestro apoyo a las fuerzas del cambio puede ser decisivo. En resumidas cuentas, tenemos que reducir el objetivo y ampliar los instrumentos.