El llamado sector eléctrico en España constituye un buen ejemplo de este “capitalismo a la medida”. La electricidad no se produce ni se distribuye en nuestro país desde el sector público, como ocurriera en otro tiempo y como ocurre en otros países. Pero en España no existe un “mercado eléctrico” en puridad. El resultado es que contamos con todos los inconvenientes de la electricidad privatizada, como el déficit de control público sobre la planificación energética, pero no percibimos ninguno de sus supuestos beneficios, como un precio ajustado a las leyes de la competencia. Ni monopolio público, ni mercado privado. La electricidad en España se administra desde un oligopolio privado, tan opaco como ineficiente para el interés general.

Si la electricidad se produjera y se distribuyera en nuestro país en clave de mercado, las cosas funcionarían de forma parecida al mercado telefónico. Es decir, varias empresas competirían para captar clientes mediante la mejora de la calidad y los precios de sus servicios. En el “mercado” eléctrico no hay competencia. Las empresas de siempre se distribuyen una clientela cautiva de su servicio mejorable y de sus precios elevadísimos. ¿Cómo se establecen los precios en un mercado? A través de la evolución de los costes de producción y el juego de la oferta y la demanda. En el “mercado” eléctrico español, sin embargo, los precios suben y suben mientras los costes se mantienen (el agua de los ríos o la fuerza del viento) y la demanda se reduce (hasta un 2,3% en los nueve primeros meses de 2013).

No. En España no existe un “mercado” eléctrico. Existe un “engaño” eléctrico. Y sus consecuencias son extraordinariamente lucrativas para los directivos y accionistas del oligopolio empresarial, y extraordinariamente negativas para el conjunto de la economía y la sociedad españolas. De hecho, los españoles pagamos la tercera factura eléctrica más cara de Europa, tras Chipre e Irlanda. Desde el año 2007, el precio de la electricidad se ha incrementado en España un 74,5%, por un 4,1% en Alemania, un 18,4% en Francia y un 17% en la UE-28. ¿Y dónde hay que buscar la explicación? En los resultados de las tres mayores empresas oligopolísticas, cuyos márgenes de explotación fueron del 6,72% en 2012, por un 2,62% de media en Europa. El beneficio bruto de estas empresas durante los primeros nueve meses de 2013 ha ascendido a los 14.650 millones de euros, mientras que su rentabilidad neta alcanzó los 5.000 millones de euros.

Los efectos del engaño eléctrico van mucho más allá de la frustración de una clientela que paga más de lo debido por un servicio manifiestamente mejorable. La factura eléctrica constituye un factor crucial para la competitividad de una economía. Son muchas las empresas industriales que están valorando la desventaja competitiva que supone producir en un país con un precio eléctrico tan elevado, y esa valoración incluye la alternativa de producir en otros países. Además, la electricidad no es un producto prescindible para las familias, sobre todo en invierno. Al oligopolio eléctrico y al Gobierno que defiende sus intereses hablar de “pobreza energética” les parece propio de un lenguaje soviético, pero cada día es más elevada la presión social a favor de medidas que garanticen el acceso a un servicio eléctrico que cubra las necesidades vitales para las familias que no pueden pagar las facturas de este “mercado” tramposo.

El engaño eléctrico se ampara en la opacidad del sistema. La factura que recibimos en casa por el suministro eléctrico es un galimatías imposible de traducir. A pesar de las explicaciones de unos y otros, o más bien gracias a ellas, nadie es capaz de interpretar cuánto de nuestro dinero se destina a pagar la producción y el transporte de la energía, cuánto se destina a impuestos y cuánto más sufraga peajes tan diversos como ininteligibles. Si hay que subvencionar la promoción de las energías renovables, la moratoria nuclear o el consumo de carbón nacional, ¿por qué cargarlo en la factura eléctrica que pagan empresas y familias? ¿Por qué no hacerlo mediante impuestos suficientes y progresivos? La respuesta a esta pregunta quedará en el mismo limbo que aquellas otras que se atrevieron a indagar sobre el funcionamiento de la “subasta eléctrica” o la auténtica naturaleza del “déficit tarifario”. Se nos exige que aceptemos el sistema con la misma fe con que algunos asumen los misterios de la santa trinidad.

O teta o sopa. O la electricidad se administra desde un mercado de verdad, o habrá que ir pensando en administrarla directamente desde el Estado. A pesar de las puertas giratorias que el oligopolio se encarga de engrasar constantemente con sus magros beneficios…