Si hasta ahora, pensar en la obra de Gómez Pereira era evocar la mejor comedia del cine español, a partir de esta película, “El juego del ahorcado”, el drama formará también parte de su extensa filmografía.

A Manuel Gómez Pereira le ha sentado muy bien mirar hacia atrás, a una edad «tan complicada» como la adolescencia y así construir ‘El juego del ahorcado’, drama romántico basado en la novela homónima de Imma Turbau protagonizada por los jóvenes Clara Lago (Sandra) y Álvaro Cervantes (David). La historia trascurre en Gerona, 1989. Sandra (15 años) y David (16 años) son amigos y compañeros de aventuras desde la infancia. Cuando alcanzan la adolescencia, parece lógico que su amistad derive en una relación más profunda, pero un acontecimiento imprevisible golpea brutalmente a cada uno por separado, alterando el curso que seguían sus vidas de estudiantes. Desde ese momento, Sandra se convertirá en una superviviente y David en el guardián de su secreto. Juntos, sin hablarlo nunca en voz alta, mantienen su relación de cómplices. Enamorados desesperadamente, con la inocencia y la crueldad de los niños, hasta que la vida empuja a Sandra a cruzar el umbral de ese secreto, descubriendo lo único que David nunca le ha contado, y que les dejará marcados a ambos para siempre.

La película acrecienta con acierto la sensación de inquietud de la novela, engrandece a los personajes, y profundiza en los elementos sentimentales de la historia. Gracias a una impecable realización y una planificación más que exhaustiva de la puesta en escena, se logra un excelente resultado final.