Uno se pregunta qué poder oculto tendrá el tal Bárcenas que mantiene en el mutismo a ‘tutti cuanti’. Es difícil de comprender que con 43 millones de euros -ahora revelados-, el poseedor haya demandado al PP por despido improcedente, o cobrado un sueldo hasta hace unos meses. ¿Con 43 millones meterse en todos estos líos?. O, ¿es que el dinero no es de él y el dueño se llama PP?. Por supuesto que se pueden pensar esta u otras variantes, más lógicas que la que es la realidad… misteriosa.

El mutismo alcanza al ex-jefe del Tesorero: el señor. Aznar. Quien para hacer un ruido marginal, no duda en atacar la política de su partido, la del Gobierno Rajoy. Pero del asunto Bárcenas… ni pío. Pero si es que fue engañado por Bárcenas, que lo diga, pero que no se escude en el mutismo. Si es que el engaño fue lo que sucedió… con sentido ético, debiera renunciar a la Presidencia de Honor del PP, cargo que ostenta, porque a los tontos no se les distingue con presidencias de honor… tampoco a los que han apoyado a corruptos: por ejemplo, los Barcenas y Gurtel.

Pero, ¿qué me dice usted de la tan traída y llevada por los ministros del PP, marca España? ¿Considerarán que con el silencio cómplice ante las violaciones corruptas de las leyes, se la prestigia? Menos mal que “al quite” está “la Roja”, para el que se quiera consolar. ¡Qué pobre imagen de España¡