Que están errados y siguen herrados, lo sufrimos cada día los españolitos, especialmente los más de seis millones en el paro y que están herrados, nos lo prueba su terquedad en no querer comprender que han llevado al país a un pozo sin fondo, del que será muy costoso salir.

No comprenden algo tan elemental que el mercado, los que compran, son, en su inmensa mayoría, los que trabajan y si estos no lo hacen –parados- no pueden comprar. Si además a los que trabajan se les rebaja el salario, y también a los pensionistas, comprarán mucho menos y los empresarios no venderán lo necesario, por lo que cerrarán su empresa… y así sigue la retroalimentación y la ruina del país. Añada usted recortes de presupuesto a mansalva y… ahonde más en el error. Y añada usted evasión fiscal, paraísos fiscales, la riqueza en unos pocos y, ya se sabe, la pobreza en la generalidad. Este es el resultado del error que ha reconocido “La Troica” ahora en Grecia, y como se ha entonado la misma canción en España, están reconociendo implícitamente el error en nuestro país. Pero los herrados con h, no lo reconocen y no rectifican… como herrados están bien herrados. ¿Hasta cuando los aguantaremos?