En lo referente a Inglaterra la tercera vía laborista de Gordon Brown tampoco parece ser un referente a tener en cuenta según los resultados electorales que según indican las encuestas obtendrán los laboristas ingleses en los próximos comicios, en donde los conservadores parece que lograran uno de sus mejores resultados de los últimos años.

Tampoco podemos dejar de pasar por alto otro hecho significativo para el retroceso del socialismo en Europa que no es otro que la crisis económica y los procesos de inmigración de países en vías de desarrollo que han potenciado la aparición de discursos populistas de ultraderecha y la aparición de líderes del tinte de Berlusconi o Bossi en Italia, Filip Dewinter en Bélgica, Pim Fortuyn en Holanda en donde alcanzo la alcaldía de Rotterdam o el reforzamiento de la derecha de manos del PPD en Dinamarca .

Este mapa político unido a la entrada en la Unión Europea de nuevos países de la antigua Europa del Este en donde el pensamiento conservador alcanza altas cuotas de poder como contraposición de la ciudadanía al pensamiento socialista, al que homologan por error con su pasado de totalitarismo comunista da lugar a una complicada situación geoestrategica para la socialdemocracia Europea.

Y frente a una dominación completa de la derecha en el panorama Europeo sólo la contraposición de la Numancia Socialista Española hace que el color rojo de las políticas sociales y de justicia social estén presentes en la vieja Europa. Este hecho significativo hace que bajo el peso de los progresistas españoles no sólo recaiga la responsabilidad de lograr a través de medidas socialdemócratas una salida de la crisis para España, sino la obligación de dar un mensaje a la ciudadanía Europea, un mensaje claro que no es otro que el que se fundamenta en que desde un pensamiento progresista y con medidas de tinte socialdemócrata se puede salir de la crisis económica, no olvidemos que la ciudadanía europea es recelosa de las medidas progresistas como resolutorias de los problemas económicos en épocas de crisis.

De esta forma Zapatero tiene ante sí, no sólo la presión política, económica y social de los sectores neoconservadores de España, sino, por el contrario, todo el pensamiento liberal y neocon de quienes se sientan en los principales sillones del poder en Europa: Banco Europeo, Parlamento Europeo, etc. El fracaso de Zapatero y del socialismo español, no sería sólo el fracaso de los socialistas españoles, sino que podría ser la puntilla del socialismo europeo.

Pero llegados a este punto, debemos hacer una profunda reflexión de por qué la socialdemocracia ha llegado a este punto. Seguramente será una multiplicidad de factores los que hayan hecho posible que hoy el pensamiento progresista en Europa no ocupe el poder que antaño tuvo, pero debemos entrar necesariamente a analizar algunas de las causas que han motivado este hecho.

En primer lugar asistimos a una crisis sistemática del modelo capitalista de desarrollo económico, modelo que durante los últimos años ha sido dotado de libertad regulativa en la economía de libre mercado, todavía es fácil recordar como diferentes lideres de la derecha europea como Aznar o Berlusconi defendían hace algunos años que el mercado económico se regulaba sólo, no siendo necesario ningún tipo de control o dirección del mismo por parte de órganos supranacionales mundiales. Y es este pensamiento uno de los causantes de la crisis económica que hoy azota todo el planeta, el capitalismo económico es voraz y sin control alguno este hecho volvería a repetirse, pero llegados a este punto habría que preguntarse: ¿ha sido la izquierda europea capaz de comunicar a la ciudadanía que una de las principales causas de la crisis proviene de esta idea neoconservadora de libre regulación del mercado económico?

De igual forma, el socialismo europeo tiene necesariamente que plantearse dar un paso atrás en su replanteamiento ideológico retomando los valores progresistas de lo que Europea debía ser, que antaño defendieron estadísticas como Olof Palme, Willy Brandt o Felipe González. Este hecho unido a una reafirmación de la ideología de izquierda en la toma valiente de decisiones debe marcar una coherencia entre el discurso y la acción del socialismo europeo, que debe de empezar desde ya a proponer un modelo de Europa diferenciado del modelo que impulsan los adalides de la derecha europea liderados por Sarkozy y Merkel entre otros.

Tenemos la necesidad de explicar a la ciudadanía qué modelo de desarrollo social queremos, cuál es el papel que Europea debe jugar en el escenario internacional, qué ideas y medidas proponemos para hacer frente al cambio climático global, qué mecanismos tenemos los progresistas para el reforzamiento de los Estados-nación en consonancia con la construcción de una Europa fuerte y robusta que pueda hacer frente a los intereses individuales de las grandes corporaciones económicas y los poderes fácticos del viejo continente. En definitiva, tenemos que hacer de la ética y la decisión, verdaderos motores de progreso.

No obstante, mención aparte debe tener la victoria aplastante de los socialistas griegos liderados por Papandreu, triunfo que permitirá al PASOK volver al gobierno tras la nefasta gestión del a derecha helena en materia económica y asistencial. Esperemos que esta victoria sea un contrapunto natural a la apisonadora neoconservadora Europea.