En un artículo publicado en SistemaDigital.es (Riqueza y Poder en pocas manos) ya afirmaba que las sociedades de principios del siglo XXI se caracterizaban por la concentración de la riqueza y el poder en un grupo reducido de personas, mientras se extiende la miseria a miles de millones de seres humanos. Esta tendencia, se incrementa año a año, a pesar del susto inicial que tuvieron las elites económicas. Después se les pasó, cuando fueron rescatados por unos gobiernos, que ahora demonizan y persiguen por unos déficit y deudas, contraídos para salvarles y cuyo dinero en gran parte han ido a parar a sus bolsillos.

¿Dónde está la justicia social?, ¿dónde esta la igualdad?, ¿dónde están los gobiernos, han desaparecido, defienden a los poderes económicos por encima de las personas porque quieren pertenecer al grupo?, ¿dónde están los ciudadanos?

El mundo en el año 2008 tenía 1.125 personas con más de mil millones de dólares. Con la crisis, en 2009 muchas de estas personas perdieron miles de millones de dólares y el número de mil millonarios descendió hasta las 793 personas. A pesar de las “perdidas”, las fortunas de las 25 personas más ricas del planeta ascendían a 564 mil millones de dólares, el equivalente al PIB de los 42 países menos desarrollados del planeta (1). El dato es revelador, pero se clarifica más aún cuando vemos que 25 personas acumulan la misma riqueza que 1.086 millones de habitantes de los países más pobres.

Pero si esto era así, en 2010, el número de personas con fortunas mayores de mil millones de dólares pasó en un año de 793 a 1.011. Esta cifra supone que 1.011 personas acumulan un total de 3,6 billones de dólares, casi 1,2 billones más que el año anterior. Y las fortunas de las 27 personas más riquezas del planeta asciende a casi 676 mil millones de dólares( 112 mil millones más de dólares en un solo año), el equivalente al PIB de 53 de los países más pobres del Planeta (2). Es decir, 27 personas acumulan la misma riqueza que 1.007,8 millones de habitantes de los países más pobres.

¿Y en 2011?. En el mes de marzo, como todos los años, la revista Forbes ha publicado su lista y en esta ocasión, cuando el desempleo afecta a millones de personas, el número de mil millonarios ha vuelto a crecer hasta las 1.210 personas, que acumulan unas fortunas de un total de 4,5 billones de dólares. Es decir, 0,9 billones más que el año 2010. Y las fortunas de las 29 personas más ricas, asciende a 819 mil millones de dólares. El equivalente del PIB de 65 países con desarrollo bajo o medio si utilizamos los datos de Naciones Unidas(3). O de los 95 países con menor PIB 2009 (US$ a precios actuales) con datos del Banco mundial. En cualquier caso, estamos hablando de que 29 personas poseen una riqueza superior a la de más de 1.100 millones de personas.

Esta obscenidad, nos tiene que llevar a reafirmarnos en la necesidad de que la evolución del bienestar de las personas tiene que ser igual para todos, en todo el planeta. Es cierto, que es solo una voluntad, pero primero tiene que existir para poder hacerla realidad.

Los protagonistas tenemos que ser los ciudadanos, con nuestros gobiernos a la cabeza. De ahí, la importancia de participar y votar a los candidatos que se comprometan, porque los Estados, nuestros países pueden hacer mucho para mejorar la vida de las personas, de nosotros y de las de todas las latitudes, a pesar de estar en un mundo globalizado. Por eso, es tan importante primero reconocer la necesidad de adoptar medidas públicas para regular la economía, proteger a los grupos vulnerables y producir bienes públicos, tanto tradicionales (salud, educación, infraestructura) como nuevos (superar la amenaza planteada por el cambio climático), como dice Naciones Unidas. Pero acto seguido, es imprescindible la acción.

Los avances no son automáticos. Por ejemplo, alrededor de 1.750 millones de personas viven en situación de pobreza multidimensional. ¿Hacemos algo?. Yo digo que sí, pero es necesario voluntad política, liderazgo y compromiso. Primero, el nuestro y después, el de nuestros gobiernos para imponerlo en la comunidad internacional.

El resultado de esta pelea será magnifico: Bienestar, felicidad y justicia. Es decir, ampliar las libertades reales de las personas, para que puedan progresar, ampliar la equidad y respetar los derechos humanos.

Oscar Iglesias

———-

(1) Naciones Unidas, Informe sobre Desarrollo Humano, 2007-2008. Son 575,5 mil millones de dólares de PIB del año 2005.

(2) Naciones Unidas, Informe sobre Desarrollo Humano 2009. Son 675,4 mil millones de dólares de PIB del año 2007.

(3) Naciones Unidas, Informe sobre Desarrollo Humano 2010, con PIB del año 2008.