Porque si es grave el empecinamiento en unas actuaciones políticas que nos han llevado a la crisis y, además, lejos de sacarnos de ella la están agravando, más grave aún es presentarse con un programa electoral a unas elecciones a sabiendas que no se va a cumplir y ocultando a los electores cuales son las verdaderas decisiones políticas que piensan realizar cuando se haya ocupado el poder.

Sin ningún tipo de exageración, y cuando en las democracias asentadas cada vez se solicita y exige la transparencia y la rendición de cuentas de los gobiernos, cambiar el paso y realizar políticas totalmente opuestas a las escritas en el programa electoral es un fraude democrático.

Y lo es, aunque se quieran hacer deprisa y corriendo, hasta en el día de Reyes, para ver si cuanto antes se hagan antes se les pasará el cabreo a los ciudadanos. Quienes creen eso en el gobierno se equivocan, porque el incremento del paro que van a traer estas medias, el aumento de las desigualdades y el beneficio a los más poderosos no se les va a olvidar a unos ciudadanos a los cuales se les está empezando a caer la venda de los ojos.

Algunos ejemplos:

– Impuestos. El PP no se ha cansado de decir que ellos no solo no suben los impuestos, sino que es bueno bajarlos. Incluso en la página 109 del programa electoral afirmaban que “elevaremos los mínimos exentos en el IRPF adaptándolos mejor a las circunstancias de las familias”. ¿Qué ha ocurrido al llegar al gobierno? Que han aumentado el IRPF y el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Aunque más a los que menos salarios tienen, con lo que las rentas del trabajo asumirán dos tercios de los gravámenes.

– Empleo. Mariano Rajoy pedía el voto de los ciudadanos porque tenía un programa para crecer y generar empleo. Hablaban de empleo seguro y flexible para todos. La realidad, es que por primera vez desde que existe no sube el salario mínimo interprofesional y lo mantienen en los 641,40 euros.

– Estado de Bienestar. Programa del PP: “Nuestro principal objetivo en política social es garantizar el Estado del Bienestar” (pág.104). Hechos: el gobierno balear del PP dice a las mujeres que deben pagar antes de abortar, aunque la ley obliga a las autonomías a ofrecer la prestación o abonarla directamente.

– Dependencia. Programa del PP: “El Partido Popular se compromete a preservar el carácter universal y la calidad de los servicios públicos que conforman el Estado del Bienestar” (pág.104); “Garantizaremos la calidad y sostenibilidad de los servicios del bienestar” (pág. 32). Hechos: se plaza un año, hasta el 1 de enero de 2013 la aplicación de la ley de Dependencia para nuevos beneficiarios.

– Familia. Programa del PP: “Las familias son un sustento esencial de la sociedad, sobre todo en época de crisis, y las apoyaremos como merecen” (pág. 107); “Promoveremos la actualización de nuestro derecho de familia para adaptarlo a las nuevas realidades sociales, favoreciendo la mediación y la corresponsabilidad de los padres…” (pág. 109). Hechos: el Consejo de Ministros aplaza la ampliación del permiso de paternidad de dos a cuatro semanas hasta el 1 de enero de 2013.

– Conciliación. Programa del PP: “Aprobaremos un plan integral de apoyo a las familias, dirigido fundamentalmente a promover las medidas que faciliten la compatibilización de la vida profesional y familiar” (pág. 108). Hechos: el gobierno del PP incrementa el horario laboral de los funcionarios a 37,5 horas semanales.

– Ahorro. Programa del PP: “Modernizaremos el impuesto sobre la renta con el objetivo de favorecer el ahorro, la inversión y el empleo” (pág.43). Hechos: nuevo gravamen del 2 por ciento para rentas de ahorro de hasta 6.000 euros; 4 por ciento hasta 24.000 euros; y 6 por ciento para rendimientos superiores. Es decir, gravan menos a los que más tienen.

– Transparencia. Programa del PP: “Incrementaremos la transparencia y la información sobre la situación económico-financiera de todas las administraciones públicas, homogeneizando para todas ellas los plazos, periodicidad, formatos y criterios de presentación de la información (pág. 32). Hechos: Rajoy conocía la situación financiara de la Generalitat valenciana y acude a su rescate ante la imposibilidad de saldar las deudas.

Estos ejemplos demuestran dos cosas graves. La primera han engañado a los españoles y no cumplen su programa electoral. La segunda, es que las deudas y el despilfarro de los gobiernos autonómicos del PP, la pagamos todos los españoles con recortes en servicios esenciales que son los que garantizan los derechos del estado del bienestar.

De los españoles depende asistir a este fraude electoral como espectadores que sufren los recortes, o como ciudadanos activos que piden que su gobierno elegido democráticamente, al menos, cumpla su programa electoral.