En la formación de sus dos hijos, Giambattista logra que los tres (“factoría Tiepolo” lo denomina Andrés Úbeda, autor del catálogo de la exposición y referencia para este artículo) una manera semejante de afrontar la decoración mural y unos recursos imaginarios semejantes. Según la distinción que hace Goethe de ambos, se podría decir que Giambattista es más teatral con un estilo soberbio, mientras que Giandomenico es más natural, destacándose por resaltar la elegancia femenina. De Lorenzo, muy sucintamente, subrayaríamos sus espléndidas y realistas pinturas al pastel (más “humanizados” sus bustos), que podemos ver en el Museo del Prado.

Los tres llegan a Madrid en junio de 1762 para pintar al fresco la bóveda del Palacio Real. Giandomencio ayuda a su padre en el Salón del Trono y posteriormente acometería otras salas ya en solitario. Su suerte decae al morir el padre (1770; Lorenzo también fallecería en Madrid en 1776) y enseñado en esa deriva rococó, no cuaja con los gustos en boga, más neoclásicos del delicado Mengs, en expresión de Jovellanos; regresando a Venecia en 1770 donde aún recibiría algunos encargos españoles.

Es en Madrid donde acomete estas piezas que vemos, de difícil sondeo coleccionista y cuya fantasía está cercana a su sus fascinantes decoraciones murales en Villa Valmarana o su villa familiar en Zianigo, posteriormente trasladadas Ca’ Rezzonico en Venecia, donde podemos rastrear la relación de sus “retratos de espalda” con Retrato de mujer con tambor, ofreciéndonos parte del dorso, hace un semejante juego de torsión.

Según el catálogo mencionado, el modelo para los barbados lo procura fundamentalmente Rembrandt y Benedetto Castiglione, que basándose en el anterior aporta una mayor carga decorativa muy alejada de la sobriedad de los filósofos del joven Ribera que se pudo ver recientemente en el Prado. Giambattista ya comenzó estos retratos de fantasía con el tipo de “filósofos” barbados que más tarde Giandomenico grabó al aguafuerte y posteriormente reproduciría en lienzos como los que aquí se pueden ver.

Para las mujeres se señala la tradición véneta en estos tipos de retratos donde resalta, por proximidad, Rosalba Carriera. Acostumbrado como estaba a pintar las numerosas representaciones de la Inmaculada, donde se trata de alcanzar una depurada representación arquetípica, estos retratos presentan un tipo o modelo con una cierta idealización femenina; no siendo, por tanto, retratos de alguien concreto; excepto Retrato de mujer de perfil, que supuestamente es su hermana Anna Maria en base a la identificación que hace George Knox comparándola con otra figura en la iglesia de San Polo de Venecia, que decoró él, y con otro dibujo donde la retrata.

La vestimenta de fantasía y aire distinguido añaden vibración colorista en recuerdo, quizá, de los aparatosos frescos. En los retratos femeninos podemos observar el óvalo del rostro en suave rubor, rasgado por el trazo que forma la ceja derecha y la nariz, los apretados labios ofrecen una elegante plasmación expresiva y la mirada perdida unos rostros de silencio.