Quién mejor que su propia autora, Rosa Montero, para presentar su última novela. Con la creatividad y la frescura que acompaña a toda su trayectoria la definido como una “fábula para adultos que intenta disfrutar de la belleza, colocar el dolor y reírse de ese disparate formidable que es la vida, bella, disparatada y dolorosa”.

Magnífica síntesis de esta historia de esperanza que en algo más de trescientas páginas nos hace navegar en la vida de cuatro personajes inmersos en el caos y la complejidad de una gran ciudad. Un taxista viudo que no supera la pérdida de su mujer, un médico desencantado, una prostituta africana aferrada a la vida y una vieja científica protagonizan esta novela urbana, sin faltarle los sucesos estrafalarios, pequeños prodigios e incluso asesinatos. Todos ellos ingredientes cotidianos en el devenir de esos conglomerados que son nuestras ciudades. El relato incorpora dosis de tragedia y comedia moviéndose entre el humor y la emoción. Logra en todo momento mantener la atención del lector y aunque nos relata cosas que pasan todos los días a nuestro alrededor, mantiene el suspense del principio al final. Sin duda, es un fiel espejo de la sociedad actual.

La mejor invitación para leer esta provocadora novela, es la primera frase de la misma «La Humanidad se divide entre aquellos que disfrutan metiéndose en la cama por las noches y aquellos a quien les desasosiega irse a dormir».