El problema es que tales desmesuras –que ciertamente no son privativas de Rajoy– tienen efectos prácticos sobre la situación real de España y sus perspectivas de evolución. Por eso, mucha gente está bastante harta de escuchar a diario tantas desmesuras y tantas exageraciones en múltiples planos de la vida social. Parece que ahora lo que se lleva es refunfuñar y pasarse de rosca, sin importar que se esté alimentando un clima de malestar y de desconfianza en la situación que no hace sino contribuir a empeorar aun más las cosas.

De ahí que en estos momentos lo más importante y prioritario en España sea sosegarse y recuperar el necesario clima de confianza y tranquilidad. Por ello, cuando algunos líderes políticos caen en tal grado de desmesura no sólo no atienden al sentido de responsabilidad al que vienen obligados, sino que causan un doble daño a la situación de España. En primer lugar, por el pésimo ejemplo que dan y, en segundo lugar, por la alarma objetiva que generan. Es decir, cualquiera que les escuche pensará que las cosas están mucho peor de lo que parecen y, si no llegan a tal conclusión porque tienen otros datos diferentes, entonces pensarán que en España no hay una oposición mínimamente creíble y responsable. Lo cual es pésimo, tanto de cara a eventuales alternativas de futuro, como a la hora de evaluar las posibilidades de algunos acuerdos razonables.

¿Alguien se imagina los efectos que podría tener que algunos de los juicios desmesurados de Rajoy acabaran siendo creídos como ciertos? ¿Qué pasaría si los créditos –públicos y privados– que nos dan a España –o la misma remuneración de la deuda española– pasara de los actuales parámetros a los que se aplican actualmente a Grecia, es decir, más del cuádruple o el quíntuple? Sencillamente lo que ocurriría sería una auténtica catástrofe, no sólo para el actual Gobierno de España, sino sobre todo para muchísimas empresas y familias. ¿Son conscientes algunos de tales posibles efectos perversos? ¿No tienen a nadie cerca que se lo explique?

Malos tiempos estos de tanta desmesura.