Desde que existe la fotografía, ésta ha estado indisolublemente vinculada a la historia. Nuestros recuerdos, los eventos y los acontecimientos de nuestra vida han quedado inmortalizados en esas instantáneas que nos hacen rememorar toda nuestra existencia.

Existencia colectiva plasmada en esta crónica visual que es esta exposición, “Marín. Fotografía 1908-1940”. Espléndido resultado de la afortunada colaboración de la Fundación Pablo Iglesias y de la Fundación Telefónica. Y acierto, en recuperar a uno de los mejores fotógrafos del primer tercio del siglo XX.

Como dice Alfonso Guerra, Presidente de la Fundación Pablo Iglesias, “Marín es un fotógrafo singular y en sus fotos se puede encontrar un número amplio de objetivos e intenciones. Como reportero da testimonio fiel del mundo que retrata, pero añade siempre un dato, un gesto, un complemento que conducen al encuadre de los grandes pintores de la historia del arte.”

La muestra es una selección de 250 fotografías, entre las que pueden apreciarse importantes hechos históricos y reconocidas personalidades de muy distintos ámbitos. A lo largo de cuatro décadas Luís Ramón Marín, fotógrafo, recogió las visicitudes de la sociedad española de comienzos del siglo. No se limitó a retratar a personajes que hacían historia como Alcalá Zamora, Besteiro, Pablo Iglesias, Tarradellas y Alfonso XIII, o ha dejar impresas las imágenes de la Guerra Civil y de la gris posguerra. Si no, a aplicar a estos personajes y acontecimientos una visión de documental que trasmite mucho más que la instantánea de un momento.

Lo que hoy se exhibe es una pequeña muestra de lo que contiene el espléndido archivo de la Fundación Telefónica, imágenes seleccionadas que recorren los treinta y seis años de producción de Marín, y en ellas están representados todos los temas que trató a lo largo de su vida.

Una oportunidad única que nos ofrece un recorrido, lleno de emotividad por las cuatro primeras décadas del siglo XX en una España agitada y apasionante. Una ventana para acercarnos a nuestra historia a través de la imagen y el recuerdo que evoca en nuestras mentes.