Más perplejidad causa Cospedal (qué cosas tiene mi marido). Dice que van a protestar los que aún no han protestado. Pasemos lista. Ya han protestado los funcionarios, los jubilados, los farmacéuticos, los médicos, los profesores de todos los niveles educativos, los sindicatos, los indignados, los bomberos, los jueces, los estudiantes, los padres de estos, la policía… ¿Quiénes pueden ser esos pendientes de protestar? Solamente me quedan los curas, los políticos, los pescadores de altura y los inmigrantes retornados a su país de origen. En fin, intentaremos vivir para ver. Rajoy mantiene que será muy valiente. Zapatero ya lo fue antes que él. Pues Rajoy aún más. No le temblará la mano puestos a machacar aún más la sanidad, la educación, los sueldos secuestrados de los empleados públicos y todo aquello que se le ocurra. Esta dispuesto a todo tipo de sacrificios (ajenos, siempre ajenos). Dan miedo estos aún más valientes del aún más.

Continúa la brecha de 16 puntos en tiempo real. Está por ver si será real a su tiempo. El PSOE dice que es de 8,9 o 9,8 (periódico puro supongo). Siento ser tan impreciso en cifra tan precisa. Son las cosas de la edad de las cosas. Ya he visto muchos modelos de prospectiva. Este me suena al modelo «cómo me la maravillaría yo» de Lola Flores. En fin. Son unos datos que dan tos. En todo caso, Rubalcaba lo está peleando. Que no se diga. Como siempre que le ponen voluntad, van de un sitio a otro, confundiendo actividad con eficacia. Mucho cardio mitin y poco musculo inteligencia. ¿Para quién? Es quizás, la campaña más autorreferente que pensarse pueda. Continuamente una auto apelación (la canción del candidato animándose así mismo: pelea por lo que quieres), con videos de corredores que se auto convencen de que deben seguir. Es el segundo anuncio de corredores campo a través del año. El otro no sé si es de telefonía o de un seguro. Los indecisos socialistas aún no han recuperado el resuello de las últimas tardes con Zapatero (reforma de constitución para qué o lo de Rota o …) y no están para pantalones cortos. Es un mensaje para indecisos. ¿Qué será mejor comprar un teléfono, contratar un seguro o votar socialista?. Qué más da que da igual. No tengo la menor duda de que al candidato le gusta. El esplendor en la yerba socialista de los 80 tuvo de musa a Ana Belén. El crepúsculo de los dioses socialista de mediados de los 90 a Rosana. Ahora ya sin música moderna, tiramos del canal nostalgia y desempolvamos a Serrat. ¿O será Tarres?

Al final, terminamos en valla foto slogan. Lástima. No han comprendido que sus indecisos son de pensamiento complejo. Las ideas simples (yo Tarzan, tú Jane) son para militantes. Está claro que no se puede transmitir un pensamiento complejo. Ahí se quedaron los publicistas. Añade la psicología cognitiva: hay que transmitir las ideas para que los demás las elaboren. No hay que decir cuatro. Hay que decir, dos más dos. Y dejar que la razón lleve a la conclusión. El profesor Tezanos ya daba pistas en el texto anterior. Pero que si quieres arroz Catalina. Que buen comienzo fue el chachachá y al final para qué. En un futuro, cuando se desatasquen las cañerías de las campañas clásicas, se irá por ahí. Cosas del electorado ilustrado enfrentado a una política de poco lustre.

Los que no se lo creerán son los de IU. Mucha gente, harta de voto útil inútil a la derecha de la izquierda, vuelve a la izquierda del centro izquierda. Intentan hacer una a derechas votando a la izquierda de la izquierda. ¡Qué se le va hacer! Lo cierto es que el último PSOE ha tenido demasiada mano izquierda con la derecha económica y social.

En estas elecciones aprenderemos. El PP hace estragos en Castilla-La Mancha, Valencia, Madrid, Murcia y allí dónde quiera mirarse. Posiblemente gane con mucho para hacer lo mismo a escala nacional. CiU arrasa minuciosamente la sanidad y la educación en Cataluña y sin embargo parece que no se lo agradecen como debieran (a la PP). ¿Qué misterio habrá? Decía Miguel Ríos. UPyD sonríe: a Rosa le basta con hacerle la puñeta a los del puño y la rosa. Navega bajo bandera de conveniencia y cualquier viento le vale. A Verdes y EQUO, posiblemente les den ídem ex aequo. Por último, una nota mental. El 20-N dejará de ser una fecha de feliz recuerdo para varias generaciones y se convertirá, según parece, en el Trafalgar socialista.