Porque, además, esas frases en particular hay que situarlas en el contexto de un país con enormes recursos, pero que acumula anualmente un terrible doble déficit, presupuestario y exterior, desde hace bastantes años. Y también en el contexto del discurso de un candidato demócrata, que manifiesta su propósito de llevar a cabo un programa social demócrata, abandonando el paradigma neoliberal de la Ownership society, que es descrito crudamente:

“Durante más de dos décadas, el (Senador Mc Cain) ha suscrito esa vieja y desacreditada filosofía de los republicanos de dar cada vez más a aquellos que tienen más esperando que la prosperidad se derrame sobre los demás. En Washington, le llaman a eso “Sociedad de la Propiedad” pero lo que realmente significa es que te valgas por ti mismo. ¿Te quedas sin trabajo? Mala suerte. ¿No tienes seguro de enfermedad? El mercado lo arreglará. ¿Has nacido en la pobreza? Apáñatelas como puedas aunque no puedas. Tienes que valerte por ti mismo. “

Por tanto, para afrontar la superación de lo que Thatcher llamaba “capitalismo popular” hace más de veinte años, resulta determinante un aumento sustancial de los ingresos públicos, sin modificaciones tributarias sustanciales, pero logrando que se cubran las tremendas carencias de 47 millones de ciudadanos sin ninguna seguridad social; y se reactive la economía frente a la aguda disminución del consumo de una ciudadanía fuertemente endeudada.

De ahí que Obama, tras esbozar las apremiantes necesidades sociales, de pensiones, de seguros de enfermedad y desempleo, de reforma del insuficiente modelo de seguridad social, subraye con énfasis cómo va a financiar esos planes:

“Ahora bien, muchos de esos planes costaran dinero, que es por lo que he dejado claro cómo pagaré por cada centavo, mediante la supresión de la evasión fiscal de las grandes empresas y de los paraísos fiscales que no ayudan al crecimiento de América.”

Estas frases no suenan a mera retórica como pudieran haber sido las que hizo en ese sentido John Terry, el candidato demócrata en la anterior elección, si se conoce la trayectoria del senador de Illinois. Porque el senador Obama defendió en Febrero 2007 con otros senadores demócratas un proyecto de ley contra los abusos y la utilización de los paraísos fiscales por las grandes corporaciones. Y ya en la legislatura anterior apoyó las rigurosas investigaciones lideradas por el senador demócrata por Michigan, Carl Levin, que documentaron los mecanismos de abusos de la banca y los grupos empresariales mediante la masiva utilización de los centros financieros offshore. Hasta el extremo de que a las sesiones senatoriales de la Subcomisión de Investigaciones fueron convocados los “primeros ministros” insulares del Canal, de las Islas británicas de Jersey y de Guernesey, con el significado que se analiza en el libro La Europa opaca de las finanzas (Icaria, 2008)

Por otro lado, el planteamiento de la supresión de los “tax havens”, los paraísos fiscales, se presenta inteligentemente como un medio de aumentar la recaudación fiscal y asimismo en el contexto del incremento de eficacia económica de la gestión pública, al añadir seguidamente que “también repasara el presupuesto federal, línea por línea, eliminando programas que ya no funcionan e introduciendo los que realmente se necesitan para trabajar mejor y cuestan menos.” Pero, hemos de creer que con aguda inteligencia política, el discurso olvida aludir siquiera al origen financiero de la crisis actual y al peso y la protección que Wall Street ejerce sobre la zona del dólar de los territorios británicos del Caribe, sin ir mas lejos.-

(Vídeo en: http://www.cbsnews.com/video/watch/?id=4395069n)

(Texto en: http://www.cbsnews.com/stories/2008/08/28/politics/printable4394905.shtml)