La película pertenece al género de la comedia adolescente, donde sus protagonistas se preocupan casi en exclusiva por el sexo, con la particularidad de que no se desarrolla en un instituto o una universidad norteamericana, sino en Bilbao.

Para no dar lugar a equívocos, Pagafantas no es un producto de gran calidad cinematográfica, pero sí aporta frescura e inteligencia a la hora de que nuestra incipiente industria audiovisual se congracie con el que debe ser su público. Y lo consigue haciendo reír con buen gusto.

Borja Cobeaga, su director, ha sido premiado en diversos festivales por su cortometraje ‘La primera Vez‘, que fue nominado al Goya; y nominado en 2007 al Oscar al mejor Cortometraje por ‘Éramos Pocos’, y ahora nos ofrece su primer largometraje. Es conocido sobretodo por dirigir el programa de humor Vaya Semanita que se emite en la televisión autonómica vasca.

Chema (Gorka Otxoa) lo ha dejado con su novia de toda la vida porque cree que puede aspirar a algo mejor, pero de momento no está teniendo éxito en sus escaramuzas nocturnas. Por eso, cuando conoce a Claudia (Sabrina Garciarena), cree que su suerte ha cambiado. Ella es divertida, es un auténtico bombón, y lo que es más importante, parece muy interesada en él. El problema aparece cuando se hace evidente que Claudia sí que quiere a Chema, le quiere mucho, mucho… pero «como amigo». En ese momento Chema tendrá que decidir: o pasar de una chica con la que no tiene ninguna posibilidad o esperar agazapado y estar alerta a la primera oportunidad que surja para entrarle a Claudia. Una historia ideal que partiendo de la realidad nos mueve por situaciones disparatadas y sobre todo de gran comicidad.

Los actores son los idóneos. Sería difícil encontrar mejor actor para el papel protagonista que Gorka Otxoa, con su pinta y su gesticulación, sencillamente perfecto. Pero la excelencia, se la lleva Óscar Ladoire este veterano actor que no se prodiga en actuaciones. Borda magistralmente su papel de pagafantas adulto.

Espero y deseo que esta cinta inaugure una nueva etapa de la comedia española, materia prima no falta.