La película ideal para toda la familia en estas fiestas navideñas. Con ella, la animación española salta a la primera línea internacional con la que es, de momento, su producción más cara dentro de nuestro cine. Ha costado más de 60 millones de dólares -récord del cine español- . Tras estrenarse en los Estados Unidos de América en noviembre, simultáneamente en más de 3000 salas, llega a nuestras pantallas con el pedigrí de haber sido escrita por el guionista de Shrek: Joe Stillman. Con un guión ameno y entretenido, lanza mensajes de aceptación del diferente y en todo momento resalta los valores de la amistad y el amor familiar. En el mejor estilo de la animación tradicional.

“Planet 51” es la historia de una familia de extraterrestres que vive tranquilamente en su planeta hasta la llegada de lo que para ellos es un alienígena: un hombre. El Capitán Charles «Chuck» Baker, astronauta americano, aterriza en “Planet 51” pensando que es la primera persona en pisar el planeta. Para su sorpresa, descubre que el planeta está habitado por pequeñas criaturas verdes que viven felizmente en un mundo plagado de cercas blancas, reminiscencia de la alegre inocencia de la Norteamérica de los años 50, y cuyo único temor es el de ser invadidos por alienígenas… ¡como Chuck! Ayudado por su compañero robot Rover y su nuevo amigo Lem, Chuck tendrá que abrirse camino a través del deslumbrante y desconcertante paisaje de “Planet 51” para no convertirse en pieza permanente del Museo Espacial de Invasores Alienígenas de “Planet 51”.

Un relato a la inversa de amenazas alienígenas, divertido, sencillo y muy disfrutable por el espectador, independientemente de su edad.

La narración de Joe Stillman, es efectiva y la dirección de Jorge Blanco le imprime gran viveza consiguiendo una satisfacción general como jamás habíamos visto en nuestro cine familiar. Esta portentosa iniciativa de estos estudios de animación ubicados en el municipio de Alcobendas (Madrid) augura un venturoso futuro para nuevas aventuras en este género cinematográfico.