Aquel que se adentre en una de las últimas producciones de Henry Kamen se va a encontrar con una obra de divulgación histórica. Dirigida al gran público, su objetivo no es otro que presentar, de forma breve y sencilla, la vida y hechos de los diez más famosos héroes militares al servicio de España. Personajes que a lo largo de tres centurias -desde los siglos XVI y XVIII- contribuyeron a la grandeza del imperio español.

Por su páginas van desfilando el Gran Capitán, Gonzalo Fernández de Córdoba, y sus hazañas victoriosas en el sur de Italia; Hernán Cortés y Francisco Pizarro, con sus fascinantes e increíbles aventuras en la conquista de México y Perú; el emperador Carlos V y su pretendida grandeza militar, destacando sus victoriosas campañas en Pavía, Viena, Túnez, y especialmente Mühlberg en 1547; el Duque de Alba, Fernando Álvarez de Toledo, fiel consejero del emperador; Don Juan de Austria, victorioso en Lepanto; y otras figuras menos conocidas por el público pero igualmente brillantes, como Alejandro Farnesio, Ambrosio Spinola, el cardenal infante Don Fernando, y el Duque de Berwick.

Al relatar las gestas de estos héroes, a veces un poco olvidados, o mejor aún, encerrados bajo siete cerrojos en el baúl de los recuerdos, intencionadamente Kamen quita importancia a sus méritos personales. Y el argumento que nos da para defender esta postura no es otro que el siguiente: “la gloria nunca ha sido el logro de un solo hombre”. Ciertamente, Kamen lleva razón, y es que sus éxitos se debieron en gran parte al contexto militar, de ahí el análisis minucioso que el historiador inglés realiza de las campañas, batallas, camaradas, recursos, y demás factores que hicieron posible la victoria.

También se presta atención en esta obra a un denominador común que está presente en cada uno de los personajes estudiados: las motivaciones y el “ansia de gloria”. Especialmente interesantes son las reflexiones y comentarios que los propios contemporáneos hacían sobre lo costoso de estos triunfos, y lo efímero de la gloria conseguida a tan alto precio: “se deshará como el humo al viento”, diría el poeta Garcilaso de la Vega.

Enriquece mucho al texto el acompañamiento de ilustraciones y retratos de los personajes reseñados. Pero no sólo eso, cada capítulo concluye con una interesante y sugestiva alusión a la repercusión que sus figuras tuvieron a lo largo de la historia, y que se refleja en manifestaciones artísticas de la literatura, la pintura o la escultura.

Hay un detalle que merece la pena reseñar: Kamen critica la falta de interés que se observa en España por sus propios héroes militares, héroes que en buena medida contribuyeron a mantener el poderío del “mayor imperio mundial de la época moderna”. Sobre este tema apunta la notable diferencia que existe con Francia, Gran Bretaña o Estados Unidos. Todos estos países exaltan las hazañas de lo suyos. ¿Por qué es esto así? Kamen sugiere que un motivo de peso es que casi todas las guerras en que intervino España en esa época se desarrollaron en lugares lejanos. Dicho en otros términos, se produjeron en contextos que no siempre fueron familiares para el pueblo español. Muy buenos ejemplos son Mühlberg, Augsburgo, Ceriñola, Lepanto, Maastricht, Ostende o Breda. Por otra parte, también se apunta el copioso trabajo que sobre la historia militar de España se está llevando a cabo por historiadores extranjeros. Entre otros, se cita a hispanistas reconocidos como Prescott, Hugh Thomas, Lockhart, Greoffrey Parker, Braudel, Elliott, John Lynch o Bennassar.

Un último apunte antes de finalizar: según Kamen en los últimos años se está apreciando el nacimiento de un especial interés por parte de historiadores españoles, al propio tiempo que manifiesta la necesidad de que las proezas de los héroes sean conocidas por el público. Su libro está en esta senda, aún más, logra ese objetivo, y anima el deseo de discurrir por tan apasionantes trayectorias existenciales.