Esta escena, que estos días se repite en muchos lugares de toda Europa, refleja una situación preocupante. Por una parte, el alejamiento de los ciudadanos de la política y la desconfianza que tienen en las instituciones. Y por otra, la percepción, para amplias capas de la población, de que estás Elecciones Europeas no importan y no afectan a sus vidas. Algo que se corrobora con la amplía abstención que se viene produciendo en las distintas Elecciones Europeas y en estas parece que también.

¿Qué hay que hacer para que la gente sea consciente de lo que se juega? Es cierto, que en los procesos electorales donde hay que elegir al Presidente del Gobierno de España, los ciudadanos conocen las diferencias ideológicas que separan a la derecha y la izquierda porque han visto como han gobernado unos y otros.

En el caso de Europa es más difícil, porque hasta esta crisis y más en países como España, Europa era sinónimo de libertad, de bienestar y de derechos ciudadanos. Pero las cosas han cambiado, ahora en Europa, como en España, gobierna la derecha. Una derecha que ha puesto de rodillas los derechos de los ciudadanos, para rendirse al poder financiero.

Hay dos Europas. Una de derechas, que recorta los derechos, que hace que se sacrifiquen los que menos tienen para que aumenten las fortunas de las élites económicas y políticas.Una Europa fracasada económica, social y políticamente, pero que se impone a los europeos. Y otra de izquierdas, que pone a las personas por encima de los Bancos, que antepone los derechos ciudadanos al austericidio que no arregla nada y ahoga en la pobreza y la exclusión a millones de europeos.

A los vecinos hay que explicarles que la derecha ha gobernado Europa antes de la crisis y durante la crisis. Y que ha impuesto el camino de los recortes para la mayoría para aumentar la riqueza a la minoría. Pero hay un camino distinto para Europa, como el que ha realizado Obama en EEUU. Hay que elegir si en Europa hacemos las políticas de Obama donde Estados Unidos crece económicamente y ha creado ocho millones de empleos, o continuamos con la política de Merkel, donde Europa está estancada y ha destruido siete millones de puestos de trabajo.

Hay que elegir si queremos una Europa que destina 700.000 millones de euros para los Bancos y solo dice que va a gastar 6.000 millones para la lacra del desempleo juvenil, que afecta especialmente a España.

Hay que elegir si primero van los Bancos o las personas.

Los socialistas proponen multiplicar por tres el presupuesto europeo para crear empleo juvenil, lo que significa pasar de los 6.000 millones de euros, que están ahí pero no se utilizan, a 21.000 millones de euros para utilizar de manera inmediata. Si te convence esta propuesta, participa y vota.

Los socialistas proponen controlar y regular mejor los mercados financieros, crear eurobonos para que la deuda la paguemos entre todos los países, y que el Banco Central Europeo se ocupe del empleoy del crédito para las PYMES.Si te convence esta propuesta, participa y vota.

Los socialistas proponen combatir el fraude fiscal en Europa, que cada año supone un billón de euros, es decir, equivale al presupuesto de Sanidad de los 28 Estados de la Unión Europea. Para ello, plantean que las empresas paguen sus impuestos donde tienen su actividad, prohibir las amnistías fiscales y combatir la evasión fiscal con una lista negra de paraísos fiscales. Si te convence esta propuesta, participa y vota.

Los socialistas proponen garantizar las políticas sociales en toda Europa fijando un “suelo social”, para que ningún paíseuropeo pueda estar por debajo de un determinadonivel de gasto social, creando una renta mínima familiar para que todas las familias tengan garantizada una vida digna. Si te convence esta propuesta, participa y vota.

Si alguien te pregunta, ¿qué hace con esto?, responde: vota.