“Que parezca un accidente” es una comedia de humor negro, aderezada con enredos familiares y conspiraciones veladas que propician situaciones absolutamente alocadas e incontroladas. Y sobre todo, muy divertidas.

El azar ha hecho dirigir a Gerardo Herrero esta película, una comedia que le aleja de su estilo en su dilatada filmografía. Por primera vez en su carrera ha afrontado, como director, un proyecto en este género. Y para ello, ha seguido con coherencia las pautas de su cine, profesionalidad y entrega.

Que parezca un accidente está protagonizada por Carmen Maura y Federico Luppi. Completan el reparto José Luis García-Pérez (Siete mesas de billar francés, Los aires difíciles, Va a ser que nadie es perfecto,…), Marta Fernández- Muro (La ley del deseo), Yaiza Guimaré (Cándida) y el actor revelación argentino Adrián Navarro.

Es la historia de Pilar, una viuda que vive feliz en su cómoda rutina ve salpicada su vida cuando cree descubrir una infidelidad por parte de Gregorio, su yerno. Pilar está decidida a acabar con ese molesto problema y animada por sus amigas decide «arreglarlo» contratando a Arturo, un señor que se ha encargado de hacerlas felices «eliminando» a sus molestos maridos. No hay solución o Gregorio o ella.

Es una película ligera, entretenida y amena. Que logra dotar de una asombrosa credibilidad a los personajes y al conjunto de la narración a pesar de lo excepcional de las situaciones. Esto se logra, indudablemente por las dotes interpretativas de sus actores pero también por el perfecto ensamblaje del guión y la precisa dirección de Gerardo Herrero.