La remodelación del Gabinete Zapatero, inmediatamente después del debate sobre el Estado de la Nación, persigue, sin duda, insuflar nuevos impulsos políticos al Gobierno de cara a un período postveraniego en el que se entrará de lleno en la contienda pre-electoral. Para ello, eran muchos los que pensaban que se necesitaba cobrar nuevo impulso y realizar algunos ajustes. Muy pronto, pues, se podrá comprobar si las personas elegidas y los Ministerios sometidos a cambio eran los más idóneos para tomar este impulso y si se logra sintonizar mejor, y con mayor credibilidad, con aquellos sectores de población que pueden contribuir a posibilitar un nuevo triunfo del PSOE en las próximas elecciones legislativas