Ante tanto derroche de optimismo un periodista le pregunto a Obama que opinaba sobre la caída en picado de su popularidad en más de 21% desde que llego a la Casablanca, pregunta ante la cual él respondió: “Yo no gobierno pensado en los votos de dentro de cuatro años , sino en las generaciones del futuro”, una frase que pone muy de relieve el cambio en la forma de hacer política que poco a poco se esta abriendo paso en la epidermis de la sociedad actual, revolución de las conciencias que a través de lideres sociales, políticos y económicos que se rigen en su día a día, no por el interés personal o individual, sino por la responsabilidad de presente con la visión puesta en el futuro.

Frente a este modelo, el del interés particular, el de pedir y no dar, el del acomodamiento perpetuo en los sillones de terciopelo ganado a base de lo que proceda en cada momento o bien el nuevo modelo de chabacanismo popular que a través de la alienación constante de las clases medias y obreras de nuestro país buscan impulsar a puestos de gestión política a princesas del pueblo de nombre Esteban o nuevas caras populares que en poco o nada representan los valores de los que una sociedad debe beber para enfrentarse a los retos de presente y de futuro con un mínimo de garantía.

Por ello, tocan ya medidas de calado de reforma en la educación pero no de manera horizontal sino tranversal, ya la educación no es aquella materia que se aprende y se adquiere en colegios, institutos , universidades o en el entorno familiar, hoy son otros los espacios educacionales de los que beben las generaciones de hoy: Internet, Redes Sociales y Televisión. Siendo este elemento un espacio a regular en algunas materias de manera más rigurosa, o acaso es lógico que por un lado intentemos inculcar valores de respeto, tolerancia, responsabilidad , esfuerzo a nuestra ciudadanía y por otro lado se permita que se campe con libertad absoluto a programas que en prime time inculcan todo lo contrario.

El mundo esta cambiando, la transformación impulsada en los modelos de comunicación del open direct media permite cada día más que la información y la movilización horizontal de la ciudadanía demande coherencia, decisión y responsabilidad en los líderes que en el hoy marcan los renglones del futuro.