El musical ‘Sweeney Todd’, dirigido por Mario Gas, ha vuelto a Madrid después de once años. En concreto al Teatro Español, en el marco de la XXV edición del Festival de Otoño. Una oportunidad para presenciar, como señaló su director, “teatro puro, una historia espléndida y una partitura magistral”. En esta obra bajo la apariencia de «thriller musical se esconden actitudes de teatro shakespeariano y una historia mordaz y sensible». «Es una fábula moral potentísima».

La acción transcurre en el Londres del siglo XIX, cuando Sweeney Todd – un barbero injustamente encarcelado en el exilio por un juez lascivo – regresa a su hogar con una nueva identidad y jurando vengarse. Pero no encuentra a nadie en su casa: la mujer se ha envenenado y su hija está bajo la tutela del juez que le condenó. Sweeney Todd, desencantado de la humanidad, rehace su vida junto a la amoral pastelera Mrs. Lovett y, trabajando de nuevo como barbero, inicia su particular venganza a la espera de reencontrarse con el juez. Mientras tanto, Mrs. Lovett prepara unos pastelitos de carne de lo más especial con el resultado de la referida venganza.

No hay ninguna duda, este teatro musical de asesinatos y huidas dramáticas, sorprende al espectador. Incluso, a los poco o nada devotos de los musicales, logra entretener.

Es un melodrama victoriano angustiosamente divertido que merece la pena ver.