Hace cuarenta años, The Beatles dejaron de existir y se incorporaron a la Historia. Por fortuna, queda su impoluta discografía: amplia, inmensa, generosa, variada y pionera. Una discografía que sus dueños intentan seguir exprimiendo. Recientemente ha sido remasterizada en su totalidad con unos resultados espectaculares: en lo musical, se ha dotado a las grabaciones de un brillo que los medios de hace medio siglo no eran capaces de lograr; y en lo comercial, The Beatles han vuelto a ser los números uno que siempre fueron.

Los trece álbumes que ahora se venden remasterizados forman parte de la historia de la música. Son los siguientes:

1. “Please, please, me” (1963). Grabado en sólo once horas, revela cómo sonaba el grupo en directo.

2. “With The Beatles” (1963). Apareció ocho meses después y sustituyó al anterior en lo más alto de las listas de ventas.

3. “A Hard Day’s Night” (1964). La primera obra compuesta íntegramente por el tándem Lennon-McCarthey

4. “Beatles for sale” (1964). Es un disco de transición, fruto de tres meses de giras interminables y de compromisos radiofónicos y televisivos.

5. “Help” (1965). Comienzan las experimentaciones en el estudio. Es una obra heterogénea plagada de momentos brillantes. Siguen en estado de gracia.

6. “Rubber Soul” (1965). Marca la frontera entre el pasado y el futuro: la instrumentación se enriquece con nuevos sonidos y el álbum toma conciencia de unidad. La portada también fue un hito.

7. “Revolver” (1966). Una obra imperecedera repleta de buenas canciones, y que debe buena parte de su sonido a las posibilidades del Estudio 2 de Abbey Road.

8. “Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band” (1967). Un álbum ¿conceptual? en el que sus ¿alter egos? interpretan una serie de impecables canciones. La producción más excesiva y acertada de la historia del rock’n’roll. Un icono.

9. “Magical Mystery Tour” (1967). La banda sonora de una particular “road movie”. Continúan la experimentación y las grandes canciones.

10. Doble Blanco (1968). Uno de sus discos más celebrados y excesivos. Es una vuelta a lo básico, a las personalidades separadas. Suave y agreste, acústico y eléctrico, cautivador y misterioso.

11. “Yellow Submarine” (1969). Un álbum que sirvió para cumplir con los compromisos firmados. Incluye la banda sonora orquestal de la película, a cargo de George Martin.

12. “Abbey Road” (1969). El último disco que grabaron. La cada A es una sucesión de magníficas canciones y la B contiene un meddley de varios temas inacabados que conforman un impresionante epitafio.

13. “Let it be” (1970). Grabado un año antes de su edición. Para entonces, The Beatles ya no existían como grupo y, aunque contiene grandes temas, la producción de Phil Spector no dejó contento a nadie.

A estos trece álbumes se añaden las colecciones “Past Master” vol. I y II, que por primera vez aparecen juntas en un solo volumen.

Remasterizar una obra musical es un laborioso proceso de optimización del sonido. La última vez que la discografía de los Beatles se remasterizó fue en 1987. Ahora el proceso se ha llevado a cabo con técnicas digitales. La casa EMI, responsable de la iniciativa, ha mantenido cuidadosamente la autenticidad y la integridad de las grabaciones analógicas originales, y el resultado ofrece la más alta fidelidad al catálogo que se ha conocido desde su edición original. No resulta arriesgado decir que, los coleccionistas de la banda, donde hay un auténtico mundo oculto, tienen ya la opción de hacerse con otra de sus referencias ansiadas.