Quince años han pasado desde que nos deleitamos con el primer largometraje enteramente generado por ordenador de la historia del cine. Pixar un pequeño estudio de animación abría la puerta a una nueva era. Muchas son las cosas que han cambiado desde entonces, hoy Pixar pertenece a la todopoderosa fábrica de sueños Disney y es uno de sus generadores más importantes de dinero e ilusión. Sin duda, las imágenes son ahora mucho más nítidas y ricas en detalles que hace década y media pero nos sumergieron en un mundo mágico dando vida a los juguetes. Nunca lo podré olvidar, fue la primera vez que lleve a mi hijo, hoy un joven de 16 años, al cine.

Toy Story 3 es la tercera entrega de las aventuras animadas del vaquero Woody y del astronauta Buzz. El guión se desarrolla desde el momento que Andy, con 17 años, se prepara para ir a la universidad, el vaquero Woody, el astronauta Buzz y el resto de sus amigos comienzan a preocuparse ante su incierto futuro. Efectivamente todos los juguetes acaban en una guardería, donde vive la famosa muñeca Barbie que conocerá al guapo Ken. Esta reunión de nuestros amigos con otros nuevos juguetes no será sino el inicio de un montón de trepidantes y divertidas aventuras.

Esta película nos confirma que nunca se es demasiado mayor para disfrutar con los tiernos y divertidos juguetes de Toy Story.

Si la primera y segunda entrega eran una joya de la animación, esta entrega es la mejor de las tres. Divertida, conmovedora, emocionante e inteligente, que se engrandece con el 3D.

Por último, una recomendación no se pierda el corto previo al film, lo que ya es una costumbre en las películas de Pixar, en esta ocasión titulado «Día y Noche» (Day & Night).