No lo dude, si quiere pasar un rato agradable, le gusta la comedia sobre las cosas corrientes que ocurren a la gente normal, aunque con un aire de gran originalidad vaya a ver esta película. Como dice su director y guionista «que la gente se ría un poco y que llore un poco, y que cuando salgan del cine piensen dos cosas: primero, voy a llamar a mi padre o voy a llamar a mi hijo, y después, mañana intentaré ser un poco más feliz».

Pero si esta presentación no le fuera suficiente, le preguntaré ¿que tienen en común «Love Actually», «El diario de Bridget Jones», «Cuatro bodas y un funeral» o «Notting Hill» ?. Tienen en común algo más que haber sido algunos de los mayores éxitos de la comedia británica de la última década y es que detrás de esos guiones está siempre la misma firma, Richard Curtis.

En la dirección debutó en el 2003 con «Love Actually», una de las comedias románticas más celebradas. Y desde entonces ha combinado ambas funciones, la de director y consagrado guionista. De toda su obra, quiero destacar de una manera especial «Mr. Bean» por considerarla como serie televisiva, excepcional.

En esta ocasión, con un brillante reparto encabezado por Domhnall Gleeson, Rachel McAdams y Bill Nighy, «Una cuestión de tiempo» narra cómo Tim descubre, al cumplir 21 años, que los hombres de su familia tienen la habilidad de viajar hacia atrás en el tiempo y cambiar el pasado, y su decisión de usar ese talento para encontrar el amor de su vida. Poco a poco, se dará cuenta que ese don tan especial no puede protegerle de las tristezas ni de los altibajos que afectan a cualquier familia. Incluso viajar en el tiempo tiene limitaciones y puede ser peligroso.