Con un gran despliegue promocional se nos presenta, como novedosa, una nueva versión de la historia del coronel Claus von Stauffenberg. Una nueva película sobre el hombre que protagonizó el atentado contra Adolf Hitler en julio de 1944. El cine y la televisión ya han tratado con anterioridad este pasaje de la historia de la II Guerra Mundial. En 1955 se estrenó “Sucedió el 20 de julio”, producción alemana dirigida por G.W. Pabst, que con una realización cercana al docudrama trató de reconstruir lo más fielmente posible el complot para acabar con Hitler, película que la censura no permitió proyectar en España. En 1990 Lawrence Schiller dirigió The Plot to Kill Hitler, protagonizada por Brad Davis y el recientemente fallecido Ian Richardson. Pero la película de la que ha hecho el “remake” Tom Cruise es “Operación Valkiria” de Jo Baier, 2004. Una producción con un logrado detalle, bastante rigor histórico, una ambientación muy cuidada y unas interpretaciones más que correctas.

La historia de este nuevo film, dirigido por Bryan Singer, comienza en el paso de Kasserine en las montañas Atlas de Africa del Norte, donde el coronel Claus von Stauffenberg es herido de gravedad durante un ataque aéreo y posteriormente llevado a Berlín.

Estando en Berlín se une a una red de conspiradores contra Hitler y donde se planea un atentado en contra de Hitler. Cansado de los crimenes cometidos por el nacionalsocialismo y de las pérdidas que estaba sufriendo Alemania por la megalomanía de Hitler, intenta sin éxito un atentado y golpe de estado contra el mismo Führer (David Bamber). Su intención era formar un gobierno provisional y firmar un armisticio con los aliados El 20 de julio de 1944 el joven coronel de la Wehrmacht Conde Claus von Stauffenberg (Tom Cruise) y sus compañeros logran llegar a Prusia oriental e instalar un maletín con explosivos plásticos en la misma sala donde Hitler y sus generales revisan el frente oriental. El atentado falló y 4 de los que participaban en el complot entre ellos Stauffenberg fueron fusilados la misma noche o les dejaron que se suicidasen. La mayoría de los participantes (unos 200) fueron ajusticiados por el juez nazi Roland Freisler en el Volksgerichtshof (corte del pueblo).

La actuación de Tom Cruise como Stauffenberg es bastante discreta confiriéndole al personaje que representa, una rigidez expresiva excesiva, casi carente de emociones. Nada que ver con la interpretación de Sebastián Koch en la película “Operación Valkiria”, mucho más lograda. La puesta en escena es artificiosa pero como toda superproducción se convierte en algo verdaderamente espectacular y entretenido. Y al menos, acerca la historia a nuestros jóvenes.