Sin lugar a dudas, las palabras Igualdad, Libertad y Justicia Social que conforman todo ideario de un socialista tienen así hoy la misma o igual importancia que tuvieron cuando fueron alzadas por aquellos trabajadores/as del siglo XIX que veían como la injusticia y la desigualdad hacían mella en ellos a costa del beneficio de unos pocos en la configuración de un mundo entonces donde el Estado de Bienestar o la propia democracia, en su sentido más amplio, brillaba por su ausencia. Fue entonces cuando la movilización y la acción obrera dio lugar a que los sindicatos y los partidos políticos se convirtieran. Hoy, de nuevo, desde el pensamiento socialista nos enfrentamos a un tiempo en donde desde el pensamiento neoliberal de la mano de los partidos de la derecha en España y en Europa se quiere configurar un nuevo modelo de sociedad que tenga como pilares lo injusto frente a lo justo y lo privado frente a lo público. Pruebas de ello son los constantes recortes y ataques que los derechos y libertades públicas configurados en el marco del Estado de Bienestar (Derecho a una Educación y Sanidad Pública y Derechos Laborales, entre otros) que tanto tiempo constaron conquistar están sufriendo de manera reiterada en los últimos tiempos.

Por ello, hoy más que nunca es necesario que el PSOE haga una reflexión profunda, detallada y seria tanto en la óptica interna como en la externa, pues sólo a través de la misma y enfrentando un debate abierto y plural en el seno de la organización podrá el socialismo hacer frente con garantías al presente y más al futuro. Recuperar la credibilidad en mayúsculas de una militancia desapegada y de una sociedad alejada son elementos de una hoja de ruta que tiene y debe de pasar por el replanteamiento de un modelo de partido en donde las instituciones no se utilicen como centros de control del poder orgánico interno y en donde la divergencia sea considerada como un elemento de enriquecimiento y no de purga.

En definitiva, credibilidad, habitabilidad, participación y acción, cuatro palabras que conjugan un pensamiento socialista que necesita volver a conectar, volver a ser la voz para quienes no tienen voz y hacer que el PSOE siga siendo la herramienta útil de transformación social que la sociedad española necesita hoy .