¿EMPATE TÉCNICO?

Gabriel Colomé

Revista Temas 288 – La lucha contra la pobreza infantil – Noviembre 2018, pg. 8-10

 

Artur Mas, tras la multitudinaria manifestación del 11 de septiembre de 2012, decidió disolver el Parlament para capitalizar el movimiento del malestar democrático en un apoyo electoral que le permitiera obtener la mayoría absoluta.

Nadie era consciente de que las elecciones de 2012 serían las últimas del sistema bipartidista que había gobernado Cataluña desde 1977. El PSC entró en crisis interna y en declive electoral y CiU, la coalición nacionalista, desaparecería en seis años. Los dos pilares que habían construido el sistema político y el sistema de partidos catalanes habían dejado de aguantarlo y, a partir de ese año, empezaría a crearse un nuevo sistema de partidos y un sistema político en base a dos bloques electorales.

Ver artículo completo en pdf