JOVEN, ¿SINÓNIMO DE PARO?

Silvia Sazatornil

Revista Temas 193 – Nuevos retos del envejecimiento – Diciembre 2010, pgs. 14-16

 

«Una sociedad que aísla a sus jóvenes, corta sus amarras y, por tanto, está condenada a desangrarse» (Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas). Y es que tener un empleo con todas sus garantías ha sido y seguirá siendo una de las preocupaciones más serias de los jóvenes. Porque, ¿qué ansía un joven? Uno “normalito”, de los que tienen los típicos caprichos, quieren tener una moto, salir con los amigos, poder hacer ese viaje por Europa, o los “otros normalitos”, los que ya han decidido emanciparse, porque ya tienen la edad, la madurez, la necesidad de salir fuera de la casa paterna, hacer su vida. ¿Qué ansían? Poder trabajar para tener dinero suficiente. Y es que ahora emanciparse parece cuestión de caprichos.

 

Ver artículo completo en pdf