LA HISTORIA FRENTE AL ODIO

César Luena y Juan Carlos Sánchez Illán

Revista Temas 311 – La Sanidad Pública tras la pandemia – noviembre 2020, pg. 10-14

El pasado 9 de septiembre el gobierno y sus acólitos políticos del Ayuntamiento de Madrid (PP, Ciudadanos y VOX) sorprendían a la opinión pública con la aprobación de una iniciativa que, como poco, bien podría ser calificada de grotesca o directamente alimentada por la ignorancia y/o el odio: retirar de la memoria pública madrileña los nombres de Francisco Largo Caballero e Indalecio Prieto “por su sanguinaria trayectoria política y personal”, aduciendo que “su recuerdo constituye una ofensa para muchos madrileños y españoles cuyas familias sufrieron sus crímenes y pillajes”.

La iniciativa se sustentaba, literalmente, “en cumplimiento de la Resolución del Parlamento Europeo de 19 de septiembre de 2019, de condena a los regímenes totalitarios y a sus representantes, por su ataque a la libertad, el progreso y al fundamento de nuestro sistema: la democracia”. Sus socios en el Ayuntamiento, con la pretensión de ser menos chusqueros y de brocha gorda que sus arriscados compañeros de viaje, se apresuraron a enmendar esta parte propositiva, aludiendo en su lugar a la llamada Ley de memoria histórica, de 26 de diciembre de 2007, y a la ordenanza municipal reguladora sobre la denominación y rotulación de vías.

Ver artículo completo en pdf