LA UNIVERSIDAD, ¿DE VERANO?

José Félix Tezanos

Revista Temas 177-178 – Los medios de comunicación en la crisis – Agosto-Septiembre 2009, pgs. 5-6

 

Algunos ciudadanos tienen la impresión de que en las Universidades españolas no se trabaja mucho, las vacaciones son demasiado largas, apenas existen criterios exigentes de trabajo y de calidad y, además, todos los años se organizan unas “Universidades de Verano” que no se sabe muy bien en qué consisten, ni qué utilidad académica tienen. Obviamente, la generalización de estas impresiones resulta injusta para aquellos docentes que se toman en serio su trabajo y que se esfuerzan en hacer las cosas lo mejor que pueden. Sin embargo, no debe negarse cierta base empírica a estas impresiones. Además, cuando se publican los listados de calidad de las principales Universidades del mundo, llama la atención que ninguna Universidad española aparezca entre las 200 mejores. ¿Qué pasa con las Universidades españolas? –se preguntan algunos–. ¿Por qué España, que se ha situado entre los diez o doce países de vanguardia en diferentes indicadores, no logra puestos de similar tenor en educación o investigación? ¿Están instaladas las Universidades españolas en un ambiente de “veraneo permanente”? ¿Cómo contribuyen a este clima y a esta impresión las propias Universidades “de Verano”?

Ver artículo completo en pdf