En aquellos países en los que la representación de los ciudadanos se organiza en dos Cámaras, tal dualidad se debe, o bien a la persistencia, aunque solo sea formal, de una vía de representación más aristocrática que democrática, como sucede con la Cámara de los Lores en el Reino Unido, o bien la causa es una razón de carácter territorial que aconsejó a los constituyentes a modular o complementar la vía de expresión auténtica de la voluntad popular en cualquier sistema de representación basado en criterios democráticos (un hombre, un voto).

Ver artículo completo