En estos momentos donde los modos y modelos de educación surgen, una vez más, como tema de controversia en los medios de comunicación, la novela de Mª Jesús Fuentes, ella misma profesora, incorpora un discurso revelador de la cotidianidad de un pequeño grupo de personas con el epicentro dramático en un instituto. La novela va discurriendo con una trama transversal de sentimientos, capítulo a capítulo, donde se reconocerán profesores, alumnos y conserjes tanto en la frustración como en la preocupación por la enseñanza y la educación como substrato narrativo.

La autora muestra su sentido docente de la lengua a la hora de transmitir vivencias que, en ocasiones, se dirían personales; si bien Mª Jesús Fuentes, destacada poeta e infatigable coordinadora de la revista de poesía Mester de Vandalía, no puede olvidarse de su entrañable lenguaje poético que cala desde el inicio tanto en sus expresiones como en la estructura general de la novela, con numerosos capítulos, a veces tan breves que parecen buscar la forma de estrofas y versos.