Elysium es una entretenida película de ciencia ficción articulada sobre las constantes desigualdades que han acompañado a la humanidad desde su más remota existencia. La desigualdad que pervive a lo largo de siglos en muy distintas y diversas formas, a pesar de que los avances científicos en todos los campos nos faciliten acabar con ella. Siempre de forma irremediable hay ricos y pobres, poderosos y parias. Hay unos que viven con todas las ventajas, e incluso vencen a la enfermedad y otros que apenas logran subsistir.

El film se sustenta en que debido a la superpoblación, unos cuantos privilegiados viven en una lujosa estación espacial. Sin embargo, la mayoría de la gente malvive en la ruinosa superficie del planeta Tierra, en la que separados por muy pocos kilómetros, son tratados como esclavos sin ningún derecho. Un escenario que retrotrae a las personas a etapas del sistema feudal.

Blomkamp reproduce su modelo, el que nos dio a conocer en su anterior obra «Distrito 9», combina espectáculo en su sentido más puro del cine de acción con ciertos contenidos sociales, eso sí, reflejados en un mundo futuro. Pero no muy alejado de nuestro presente, hoy cruzan numerosas pateras nuestros mares y, en esta historia son naves espaciales las que se aventuran al espacio para llegar a un mundo mejor. En pateras o naves espaciales son las mismas gentes las que ponen en peligro sus vidas, porque lo que tienen ya no puede ser peor y se aferran a la única esperanza de encontrar algo mejor.

Su lado más social y político se diluye según avanza la historia, y paralelamente pasa a un segundo plano. La cinta en sus inicios presenta aspectos muy ambiciosos e interesantes, que luego no se desarrollan y que directamente dan paso a entretenidas escenas de acción. Algo que también ocurría en «Distrito 9».

El guion no termina de estar ensamblado, faltan explicaciones o elementos aclaratorios sobre el modelo que administra la Tierra desde los cielos. Tampoco aprovecha el potencial interpretativo de Jodie Foster en su papel de malvada responsable de la seguridad de Elysium y sus habitantes. Desgraciadamente, queda en nuevo intento fallido de este director de combinar cuestiones sociales con entretenimiento.