Decía Michel de Montaigne que “todas las cosas tienen su hora”. Y es verdad, observando los acontecimientos durante el último año en la Comunidad de Madrid, y la improvisación del gobierno autonómico, se puede afirmar que la hora para el gobierno de la Comunidad de Madrid ha llegado.

El año pasado, el PSOE, tras treinta y dos años, ganó las elecciones en la Comunidad de Madrid, al ser la fuerza política más votada. La población madrileña dijo en las urnas que quería iniciar una nueva etapa en la Comunidad de Madrid. Dijo que deseaban pasar página de tanto escándalo y de las grandes deficiencias que aquejaban a los servicios públicos tras años de recortes, privatizaciones y desidia.

Los madrileños, en esas elecciones, dijeron que querían que el PSOE liderara una nueva agenda política que estuviera centrada en políticas públicas que fortalecieran el Estado de Bienestar, ampliasen la transparencia y lucharan activamente contra la corrupción. Los madrileños querían un buen gobierno, sin radicalismos, que les trajera liderazgo económico y social y también cohesión social y territorial.

Lamentablemente, estos deseos de cambio se vieron truncados por la decisión de Ciudadanos, que en esos momentos prefirió pactar con la extrema derecha y con el PP de los casos de corrupción con el intimo deseo no solo de llegar al poder, sino de convertirse en el primer partido de la derecha en España.

Un año después, la quimera del sorpasso al PP se esfumó. Y la realidad, es que están en un mal gobierno con el PP y con el apoyo de la extrema derecha. Un mal gobierno que lastra las vidas y las esperanzas de millones de madrileños.

¿Por qué se va a empeñar Ciudadanos en seguir en un mal gobierno, que no ayuda a los madrileños y además los va a llevar al desastre? ¿Por qué no escuchar lo que los madrileños dijeron en las urnas, y ser parte de un buen gobierno que de verdad cambie el rumbo de la Comunidad de Madrid? Rectificar es de sabios. Más aun cuando esa rectificación beneficiará el bienestar de los ciudadanos a los que se gobierna.

Los males del desgobierno en la Comunidad de Madrid no son fruto de la llegada de la pandemia y sus consecuencias. Hace un año, al poco de formarse el mal gobierno del PP, Ciudadanos y Vox, escribí un artículo (“Madrid: Una Presidenta y dos gobiernos”) donde señalaba:

“Llevan poco tiempo de desgobierno, pero se pueden observar algunas conclusiones:

  • Los madrileños, que mayoritariamente eligieron cambio de gobierno y de políticas, van a continuar sufriendo el deterioro de los servicios públicos y de sus derechos,
  • Hay una presidenta en la Comunidad de Madrid, pero dos gobiernos. Uno integrado por las personas nombradas por el PP y otro por los miembros de Ciudadanos. Se hace evidente que asistimos a una coalición de gobiernos y no a un gobierno de coalición. En lugar de una presidenta que define y determina las directrices políticas que debe seguir el Gobierno y cada consejería, hay un escenario con un vicepresidente que dirige a los consejeros de su partido y está en una veloz carrera por ver si sale más en los medios que la propia presidenta. Llevan pocas semanas y ya es evidente, pero lo peor está por llegar.
  • La responsabilidad solidaria de los miembros del gobierno brilla por su ausencia, y solo se da, y, sobre todo, se dará, entre los miembros de cada uno de los dos gobiernos de coalición, es decir, entre los nombrados por el PP de una parte, y los nombrados por Ciudadanos por otra.
  • La división existente ya está generando tensiones entre la presidenta de la Comunidad de Madrid y los miembros nombrados por Ciudadanos con el vicepresidente a la cabeza. Tensiones que aumentará y harán ingobernable la Comunidad de Madrid desde un punto de vista de progreso para los ciudadanos.”

Lo anterior fue escrito hace un año. Y si le sumamos todo lo que hemos sufrido los madrileños durante la pandemia, y lo que nos queda por sufrir cada día en forma de caos en los colegios, continuación de las privatizaciones, colapso sanitario, falta de atención a nuestros mayores y dependientes…, es evidente que la Comunidad de Madrid necesita un cambio de gobierno ya.

La Comunidad de Madrid necesita un buen gobierno, y quien tiene la llave para hacerlo posible se llama Ciudadanos. Esta formación política, tiene que aprovechar el debate que tendrá lugar en la Asamblea de Madrid para hacer balance de este último año. Si el balance es sincero y objetivo, la conclusión a la que llegarán es que el proyecto del gobierno de la Comunidad de Madrid con el PP está agotado, y es preciso un cambio que dé lugar a un buen gobierno.

Y en esta coyuntura, el PSOE, como siempre, tiene que asumir su responsabilidad por el bienestar de los madrileños. Ya lo hizo el año pasado cuando intentó conseguir los apoyos para que Ángel Gabilondo fuera presidente de la Comunidad de Madrid.

Los próximos días 14 y 15 de septiembre se celebrará en la Asamblea de Madrid el coloquialmente conocido como Debate del Estado de la Región, donde la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, dará cuenta de su primer año de gestión. Al desastre de su gestión, habrá que sumar las desagradables sorpresas que se producirán en estas semanas hasta su celebración.

Ese debate, que desde el PP quieren que sea bronco contra el gobierno de la nación y con fuegos de artificio en forma de algún anuncio hueco o cambio de gobierno para ocultar sus problemas y su proyecto agotado, debe de servir para que los ciudadanos, en los pocos segundos de atención que le prestarán, vean a Ángel Gabilondo como el presidente de la Comunidad de Madrid, que tenía que ser desde hace un año.

¿Qué significa esto? Pues que, desde mi modesto punto de vista, como primer paso y a parte del discurso, en el debate en la Asamblea de Madrid el PSOE tendría que pactar con el resto de las fuerzas políticas para se aprueben las resoluciones que conformarían el corpus del cambio de gobierno que necesita la Comunidad de Madrid. En ello, hay que incluir a Ciudadanos.

Después, como el desgobierno en la Comunidad de Madrid va a ir a peor, intentar pactar una enmienda a la totalidad de los Presupuestos de la Comunidad de Madrid, donde se señalen nuevamente las prioridades de un nuevo gobierno.

Por último, si no hay que alterar el orden por la aparición de algún nuevo escándalo, intentar tener mayoría para presentar una moción de censura al gobierno de la Comunidad de Madrid. ¿Por qué? Porque los madrileños necesitan un buen gobierno para recuperar su bienestar.

Como dijo Michel de Montaigne “Todas las cosas tienen su hora” y la del gobierno de la Comunidad de Madrid ya ha llegado.