Que respondería si le hicieran la siguiente pregunta: en su opinión, ¿El número de inmigrantes que hay actualmente en España es insuficiente (se necesitan más), aceptable, elevado, excesivo, no sabe, no contesta? Y, si en lugar de preguntárselo, tuviera simplemente que responder en su ordenador, dando con un clic a lo que usted considera.

Independientemente, de su respuesta, en el barómetro de junio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), se ha planteado la pregunta, y para un 41,4 por ciento de los españoles el número de inmigrantes en España es aceptable; elevado, para un 22,5 por ciento; excesivo, para un 19,9 por ciento; insuficiente, se necesitan más, para un 4,7 por ciento; no sabe, un 10,2 por ciento; y no contesta, un 1,3 por ciento.

Estos datos, muestran que actualmente en España la mayoría de la población ve positiva la inmigración, un 55,6 por ciento, y también considera aceptable el número de inmigrantes. Pero, de los resultados obtenidos, se puede observar con preocupación que para un 42,4 por ciento de la población el número de inmigrantes es elevado/excesivo.

Ante estos datos globales, es importante destacar lo que sucede con algunas variables como género, edad, estudios, clase social, e ideología, para tener una visión de conjunto. Así:

  • Un 47 por ciento de los hombres opina que el número de inmigrantes es aceptable frente a un 36 por ciento de las mujeres. En sentido contrario, un 47,8 por ciento de las mujeres consideran el número de inmigrantes elevado/excesivo, frente a un 36,7 por ciento de los hombres. Por último, un 6,6 por ciento de los hombres cree que el número de inmigrantes es insuficiente, se necesitan más, frente a un 3 por ciento de las mujeres.
  • Las personas más jóvenes consideran aceptable el número de inmigrantes en mayores porcentajes que las personas con mayor edad. Opinan así, el 50.9 por ciento de las personas de 25 a 34 años, el 48,4 por ciento, de las de 18 a 24; el 45,6 por ciento, de las de 35 a 44; el 41,8 por ciento, de las de 45 a 54; el 40, 8 por ciento, de las de 55 a 64 años, y el 31,7 por ciento de las de más de 65 años. En sentido contrario, consideran excesivo el número de inmigrantes las personas más mayores, y los porcentajes van reduciéndose según se va reduciendo la edad.
  • Cuanto mayor nivel de estudios mayor porcentaje de personas ven aceptable el número de inmigrantes que hay actualmente, y consideran que su número es insuficiente y se necesitan más. Y cuanto menos nivel educativo, ven elevado/excesivo su número.

  • La clase baja/pobre ve excesivo el número de inmigrantes en un 30,2 por ciento; aceptable, un 29 por ciento, y elevado un 24 por ciento. El resto de clases sociales, presenta porcentajes superiores al 43 por ciento en cuanto a considerar el número de inmigrantes aceptable.

  • La variable de auto ubicación ideológica es determinante a la hora de considerar aceptable o elevada/excesiva el número de inmigrantes actualmente en nuestro país. Las personas que se auto ubican en la izquierda consideran aceptable el número de inmigrantes en porcentajes que superan en algunos casos el 60 por ciento. Mientras las que se auto ubican en la derecha presentan porcentajes más elevados al considerar el número de inmigrantes elevado o excesivo.

Con estos datos, hay que hacer un ejercicio de pedagogía en la sociedad española y decir claramente que para aumentar el crecimiento económico y el Estado del Bienestar en España se necesitan muchos más inmigrantes a través de fomentar la inmigración legal y la captación del talento extranjero.  Y más, cuando el número de ciudadanos que son conscientes de la necesidad de que vengan más inmigrantes a España, es muy reducido.

Según el documento España 2050 Fundamentos y propuestas para una Estrategia Nacional de Largo Plazo, ante el envejecimiento de la población y la reducción severa de la fuerza laboral, España tendrá que acoger e integrar a cientos de miles de personas inmigrantes de aquí a 2050, logrando, como mínimo, un saldo migratorio (la diferencia entre las personas que entran y las que salen) superior a las 191.000 personas cada año.

Y si son más, mejor. Según el documento, por ejemplo, si conseguimos un saldo migratorio anual del orden de 255.000 personas, la caída de la población en edad de trabajar sería de 1,8 millones de personas, en lugar de los 3,7 millones proyectados en un escenario con un balance migratorio de 191.000 personas.

Si se gestiona bien, la llegada de esa población extranjera a España tendrá efectos eminentemente positivos. Y frente a algunos temores que existen en el ámbito laboral, hay que afirmar que la evidencia empírica demuestra que el aumento de la inmigración no produce un incremento del desempleo, al tiempo que sí beneficia a la economía.

En definitiva, la inmigración puede ser, para un país como España, más una fuente de soluciones que de problemas. Puede ayudarnos a amortiguar el descenso de la población en edad de trabajar, a mantener nuestro peso relativo en Europa, y a garantizar la sostenibilidad de nuestro Estado de bienestar.

Después de conocer lo anterior, en su opinión, ¿El número de inmigrantes que hay actualmente en España es insuficiente (se necesitan más), aceptable, elevado, excesivo, no sabe, no contesta? Es insuficiente y se necesitan más inmigrantes.

Y junto a lo anterior, hace falta poner en el centro de las políticas de recuperación, por una parte, a los jóvenes para que tenido condiciones de trabajo y de vida dignas puedan plantearse un proyecto de vida, donde puedan pensar en formar una familia. Y por otra, las políticas de familia.