Esta exposición propone un recorrido por el arte alemán, entre finales del siglo XV y la primera mitad del XVI. Está centrada en dos de sus más grandes artistas, Alberto Durero y Lucas Cranach, tiene entre sus objetivos subrayar la importancia que las imágenes artísticas jugaron en unos acontecimientos que terminaron por cambiar el arte, la religión y la política.

La muestra esta dividida en dos capítulos que se presentan en cada una de las dos sedes: “El mundo de los artistas”, en el Museo Thyssen-Bornemisza, y “Un mundo en conflicto”, en la Fundación Caja Madrid.

Es una oportunidad única de ver reunida, lo más significativo de la obra de estos autores. La exposición se ha planteado desde la reflexión del papel del artista y la creación artística en la nueva situación que propicia el Renacimiento y el Humanismo de la época, especialmente conflictivo en la contienda político-religiosa que dividió la unidad medieval de la cristiandad occidental en dos mitades.