La noche electoral de Estados Unidos se anuncia larga. E incierta. De cumplirse los pronósticos, Biden saldrá vencedor. Pero necesita acreditar un resultado muy contundente para aplacar a un rival que no está dispuesto a admitir fácilmente su posible derrota. Si el resultado es finalmente apretado o, lo que es más probable, no puede declararse vencedor a falta contar votos que resultan necesarios para cerrar el resultado, puede darse por seguro un periodo de crisis política. Estos son los escenarios hipotéticos y su nivel de probabilidad:

1) CONVENCIONAL

Gana cualquiera de los dos por una ventaja convincente y el candidato derrotado admite la victoria de su rival. Se concluye el recuento en los estados pendientes del voto por correo, se resuelven discrepancias y el 14 de diciembre el Colegio Electoral vota al Presidente según la voluntad de los electores de cada estado. El 21 de enero, o bien Trump inicia su segundo mandato, o Biden se convierte en el 46ª presidente de los Estados Unidos.

Poco probable.

2) INDECISO

Cada candidato obtiene la victoria en sus feudos más seguros, pero restan por contar los votos en los estados más competidos, los que determinan el resultado final. Todo el proceso electoral se retrasa. El riesgo de conflicto por los resultados parciales se agranda. Los dos partidos presentan un gran número de reclamaciones, no sólo en las presidenciales, sino también en las legislativas. La gestión del voto por correo es el principal terreno de disputa.

Bastante probable.

3) INESTABLE

Gana Biden por una ventaja corta. Trump asegura que ha habido fraude y ordena a cientos o miles de abogados que revisen conteos o incluso que presenten demandas ante los tribunales. El propio Trump lleva semanas insinuando un escenario similar a éste, con sus diferentes variantes.

Bastante probable.

4) POLÉMICO

Trump aventaja a Biden en el recuento provisional, a falta de muchos estados por decidir, pero proclama su victoria de forma precipitada. Biden no lo acepta. Es el llamado “espejismo rojo”. Los líderes republicanos tendrían que pronunciarse: o respaldar al Presidente o intentar convencerle de que debe esperar a que concluya el proceso electoral.

Ligeramente probable

5) CONFLICTIVO

Los dos candidatos empatan a 269 delegados en el Colegio Electoral. Se entabla una pugna política para resolver el bloqueo. El Congreso debe decidir, pero su veredicto depende del partido que controle la delegación de cada Estado en la Cámara de Representantes y de la nueva composición de Senado tras las votaciones de hoy.

Muy poco probable.

6) CRÍTICO

Las desavenencias sobre el conteo y la gestión de los votos por correo impiden que el Colegio Electoral no puede elegir al Presidente en el plazo prescrito. La decisión pasa a los Estados. Pero los gobernadores y los legislativos de cada Estado no necesariamente optan por el mismo candidato, sino en función de sus adscripciones políticas. La crisis institucional consecuente sería de gran envergadura.

Poco probable.

7) TUMULTUOSO

Partidarios y contrarios a Trump escenifican en las calles la crisis institucional y la convierten en crisis social. Riesgo de enfrentamiento en las calles. El Congreso llama a la calma, pero la Casa Blanca incita a sus partidarios más extremistas. Incógnita sobre la conducta de las fuerzas de seguridad. Muy poco probable, pero temible.