En la encuesta sobre Cuestiones de Actualidad, del mes de abril del CIS, se pregunta a los ciudadanos que, ante el debate en Europa sobre la necesidad de acabar con el cambio de hora, que se realiza dos veces al año, cuál es su opinión. Si preferiría que España acabase con el cambio de hora o seguir como hasta ahora, es decir, cambiando el horario en invierno y en verano.

Los datos son significativos. Un 65,6 por ciento esta a favor de acabar con el cambio de hora. Un 22,2 por ciento, seguir como hasta ahora (cambiando de hora dos veces al año). Un 10,4 por ciento, le es indiferente. Un 1,5 por ciento no sabe. Y un 0,5 por ciento no contesta.

En cuanto a qué horario preferirían los españoles. Es decir, si el de verano o el de invierno. La respuesta también es mayoritaria. Un 70,9 por ciento, prefiere el horario de verano. Un 16,5 por ciento se decanta por el horario de invierno. A un 8,6 por ciento, le es indiferente. Un 2,7 por ciento, no sabe. Y un 1,3 por ciento, no contesta.

Este debate sobre si abolir o no el cambio horario necesita en estos momentos de un nuevo impulso para realizar lo que desean mayoritariamente los ciudadanos europeos, y ya aprobó el Parlamento europeo en 2019.

Si, porque en marzo de 2019, el Parlamento Europeo votó mayoritariamente pedir a los países de la Unión Europea poner fin al cambio horario de verano e invierno a partir de 2021, dejando la decisión de cada país la elección de mantener el horario de verano o de invierno.

El contexto en el que se produjo esa votación tenía que ver con dar respuesta a distintas iniciativas ciudadanas en este sentido, que llevaron al Parlamento Europea a pedir a la Comisión que evaluara la conveniencia de mantener el cambio de horario y en función de sus conclusiones propusieran una revisión de la directiva existente.

Entre julio y agosto de 2018, la Comisión realizó una consulta pública que tuvo 4,6 millones de respuestas en toda la UE. De ellas, el 84 por ciento, (3.800.000 respuestas) estaban a favor de abolir el cambio horario. Mientras, un 16 por ciento (741.191 respuestas) estaban a favor de mantener el sistema actual. El argumento más utilizado para abolir el cambio horario estaba relacionado con la salud, con un 43 por ciento. Mientras que el argumento para mantener el sistema actual estaba relacionado con actividades de ocio nocturno, con un 42 por ciento.

Tras la votación en el Parlamento europeo a favor de acabar con el cambio horario, se propuso retrasar su aplicación hasta 2021. Y que la Comisión y los Estado miembros se coordinaran para no perjudicar al funcionamiento del mercado interior debido a las diferencias horarias.

La famosa frase de “sin prisa, pero sin pausa”, hay que volver a reactivarla. Superando los desacuerdos entre los Estados y haciendo efectivo el mandato de los ciudadanos y del propio Parlamento europeo para abolir el cambio horario.

Más en un momento donde, recientemente, el Senado de Estados Unidos también ha aprobado suprimir el cambio de hora y mantener definitivamente el horario de verano para tener “tardes más luminosas”. Una medida que, si es ratificada por la Cámara de Representantes y aprobada después por el presidente Biden, entraría en vigor en noviembre de 2023.

Es cierto, que la pandemia ha paralizado y cambiado muchas cosas durante los últimos años, pero es el momento de retomar los consensos necesarios para cumplir con el acuerdo.

Es la hora.