En los partidos socialdemócratas se suele vivir con cierta desazón la carencia de un proyecto político actual suficientemente neto y ambicioso, que puedan identificar los ciudadanos y que permita concitar suficientes apoyos, como ocurría en un pasado no tan lejano.

Ver artículo completo