El año 2012 nos ha dado un magnífico elenco de películas españolas. Estupendas cintas en los más variados géneros cinematográficos; desde una Blancanieves en blanco y negro, y muda, hasta una de dibujos animados de un gran aventurero llamado Tadeo Jones, pasando por grandes producciones al más estilo de Hollywood. Todo ello, sin olvidar las de compromiso social y ciudadano. Un cosecha espléndida, premiada con la mayor recaudación económica de todos los tiempos, a pesar de la crisis.

La Gala fue grande por lo ya señalado, pero sobre todo, por el ambiente que se respiraba en esa gran familia que es el cine, que alcanzó su momento más intenso en la entrega del Goya de Honor a Concha Velasco, persona muy querida y valorada como la actriz más polivalente de la escena española. Momentos emotivos y alegres que toreó la protagonista, con la maestría que sólo tienen las personas que alcanzan el grado de Diva.

Quiero destacar el excelente discurso del Presidente de la Academia, no sólo por su contenido, sino por su precisión y concisión. No dejó hueco ni para las divagaciones, ni para las complacencias. Se expresó con claridad y contundencia, analizó los problemas del cine español y los obstáculos que se le ponen, como el sobre coste del IVA al 21% y los retos más inmediatos para esta industria audiovisual. Su exposición fue analítica, pero desgranó los elementos esenciales para sentar las bases de un futuro más prometedor.

Ni el cine español, ni la Academia, ni los nominados, ni los premiados, ni los que hicieron posible con su trabajo esta gran fiesta del cine se merecen el linchamiento que han recibido por los voceros de la derecha más extrema. Primero, porque es mentira lo que dicen que allí ocurrió. Absolutamente falso, yo estuve allí y lo niego. Cuando se juzga se debe analizar el todo y no sacar de contexto lo que nos convenga en cada momento. Y en segundo lugar, porque, ¿quién puede concebir la cultura sin su aspecto crítico y reivindicativo? , ¿quiénes conocen algún país democrático dónde no se cuestionan las decisiones de los gobiernos por muy legítimos que éstos sean?