La España de la ‘Zarzamora’ de Lola Flores y Manolo Caracol, el esplendor de Chicote en la Gran Vía madrileña y los personajes siniestros de aquellos años, algunos de los cuales prosperaron por callar la evidencia y creyeron llegar a ser los salvadores de la patria, son descritos con soltura e ironía de altura. También lo son los últimos estertores del periodo franquista y el entramado político posterior a su muerte, en el que participaron algunos por todos conocidos y otros ajenos a nuestro sentir como el caso de la hermosa mujer rubia que hace honor al título de esta obra.

España salió de las sombras, mucho debemos al talante democrático de Juan Carlos de Borbón y el espíritu aperturista y modernizador de aquel primer Gobierno de Suarez de la UCD, al que sucedieron otros socialistas, con líderes del carisma de Felipe González y Alfonso Guerra, aunque en algún momento sonaron los sables con virulencia. Y llegó la movida, con sus luces y sombras, bajo la música, entre otros, de ‘Los Secretos’ y ‘Alasca y los Pegamoides’, reflejo de la ilusión de una juventud llena de vida y de sueños por cumplir. Y disfrutamos con políticos tan heterodoxos como Enrique Tierno Galván, “el viejo profesor”, que conectó de inmediato como Alcalde de Madrid con la ciudadanía y dejó para siempre una impronta propia, castiza y genuina de hacer «polis», hasta el punto de que las últimas palabras de su Bando, publicado a su fallecimiento fueron las siguientes: “… Que mi tránsito por esta tierra haya sido del agrado de ustedes. Perdonen las molestias. Vuestro alcalde”.

Y tras los sucesivos Gobiernos socialistas cogió el timón del país José María Aznar, en dos legislaturas sucesivas, de las que Vicent destaca la participación de España en la Guerra del Golfo, los consecuentes costes para nuestro país y en el 2002 la boda, con aires reales, de Ana Aznar en el Monasterio de El Escorial. El “botellón” estaba ya integrado plenamente en la cultura juvenil e INTERNET, el móvil, la Play Station y demás artilugios tecnológicos eran ya compañeros de vida para parte de la población. Y siendo ya Maradona y Cruyff maduritos, Zapatero gana las elecciones del año 2004 y se inicia un periodo político de reformas legislativas con la finalidad de profundizar en los derechos sociales de los españoles. Y la crisis nos alcanzó con furia, Mariano Rajoy se alza con el Gobierno, la situación en el contexto europeo y en nuestro país se complejiza y como si en una máquina del tiempo nos hubiéramos adentrado: el paro hace estragos, las colas en las oficinas de empleo y en los comedores sociales se suceden y hay sufrimiento y dolor. A la mayoría “la roja” les ilusiona, les abstrae de la inmediatez, a otros lo hacen las hazañas de Rafael Nadal, Fernando Alonso y Pau Gasol. Y al protagonista de esta novela las tinieblas de su mente le impiden elevar la mirada al horizonte.

Les recomiendo la lectura de este último trabajo de Vicent, reconocerán en sus cerca de 250 páginas su propia memoria, sus vivencias, y recorrerán como en un suspiro tantos y tantos sueños hechos realidad de generaciones de españoles que lucharon por la libertad y la democracia y que nunca se rindieron. Y quizá sea ésta la enseñanza de ‘El azar de la mujer rubia’, siendo como ha sido escrita en tiempos difíciles y de incomprensión.